Velasco mereció más

Velasco mereció más

Acabados los 90 minutos, la sensación de la mayoría de los aficionados pepineros era que la derrota había sido algo injusta. Pocos méritos del Tenerife, que sin embargo se llevó los 3 puntos.

El Tenerife no hizo mucho más que los visitantes para ganar el partido, pero el gol de Maxi Pérez en el 43 del primer tiempo bastó para que se hicieran con los tres puntos en un encuentro que bien podía haber acabado en tablas, aunque ya se sabe que los goles son los que mandan.

GOL PSICOLÓGICO DEL ‘TETE’

No fue ni mucho menos una gran primera parte de los madrileños, que por momentos vieron asediada la portería de Serantes con varios corners consecutivos, acabando uno de ellos en una buena parada del cancerbero a tiro del capitán tinerfeño Suso Santana en el primer palo. Con Eizmendi y Aguirre muy poco incisivos en bandas, el ‘lega’ llevó poco peligro en los primeros 45 minutos, con un único disparo entre los tres palos realizado por Chuli al inicio del partido y centros al área local casi siempre atajados por Dani. Parecía que el encuentro iba a llegar al descanso con resultado gafas, pero un balón filtrado entre los tres mediocentros pepineros llegó a Juan Carlos, que leyó a la perfección el desmarque de Maxi y éste, en uno de los pocos fallos que tuvieron los centrales ( siempre muy seguros) les ganó la espalda y, con gran calidad, se deshizo con la pierna derecha del guardameta y mató con la zurda. ‘Gol partita’ del sudamericano, que anota por segunda jornada consecutiva tras su tanto en el derbi canario.

tenerife leganes

ARREÓN VISITANTE

En la segunda mitad, los chicharreros supieron vivir de las rentas. De lo poco destacable un disparo de Suso desviado en el 62. Asier Garitano acertó con el doble cambio en el 55 con la entrada de Álvaro García y Velasco,  que mejoraron notablemente al equipo y buscaron el empate con ahínco en la última media hora. Chuli avisó primero y Velasco disparó hasta tres veces erigiéndose como el mejor de los de Madrid, siendo la más clara su ocasión a la madera en el 72, que llevó el nerviosismo a la grada del Heliodoro. El último cartucho lo agotó Eraso que, con un cabezazo en área pequeña, obligó a Dani a realizar una gran estirada a falta de diez minutos.

Poco más de aquí al final y el Tenerife, con cuatro partidos sin perder, coge aire respecto al descenso con cuatro puntos por encima de la zona roja. El Leganés debe seguir remando para certificar la permanencia, pero en un inmejorable mes de febrero cogió colchón y se ganó el derecho a fallar. Se viene el Sporting para recuperar la buena racha, o para empezar a preocuparse…

Comments

comments