¡El submarino echa el ancla en Europa!

¡El submarino echa el ancla en Europa!

Un gran Villarreal se impuso en un duelo fratricida en la lucha por la quinta plaza al Athletic Club (3-1). Los goles de Víctor Ruiz, Bakambu, y Adrián López sirvieron para lograr un triunfo importantísimo en un enfrentamiento directo, no solo en la disputa de la quinta plaza, sino en la  lucha por los puestos europeos.

Antecedentes

Partido importantísimo aunque no definitivo en las aspiraciones europeas del Villarreal. El encuentro contra el Athletic Club cerraba un ciclo de tres jornadas consecutivas en las que estaban en juego las opciones de jugar competición europea la próxima temporada.

A pesar de jugar en el Estadio de la Cerámica, lo hacia contra un rival que llega en una línea ascendente, tanto de juego como de resultados.

Para este encuentro Escribá no podía contar con la baja de Jonathan dos Santos, lesionado en el último encuentro de liga contra el Betis, ni con las ya conocidas de Asenjo y Cheryshev.

Análisis

El Villarreal salió muy enchufado al partido, sabía lo que se jugaba y tenía claro que para conseguirlo tenía que meterle un ritmo alto, y así lo hizo.

Los groguets jugaban a uno o dos toques, el balón iba de banda a banda hasta encontrar el hueco por donde filtrar el pase, la circulación de pelota era alta, y la asociación entre los jugadores amarillos era constante.

Con todos estos ingredientes las ocasiones para los locales no tardaron en llegar. En especial cabe destacar a Samu Castillejo, que con su movilidad y habilidad fue un auténtico quebradero de cabeza para los rojiblancos. De sus pies nació la jugada del primer gol, cuando dentro del área hace un “caño” en un palmo de terreno y dispara, en su afán de despejar Yerai acaba estrellando el balón en el palo de la portería de Kepa, y el rechace le cae a Víctor Ruiz que muy atento logra marcar el gol.

Ese gol premiaba el buen juego de los locales, pero poco le duro la alegría a la parroquia local, porque a los tres minutos, en una jugada aislada y tras un saque de esquina, en un despiste de la zaga amarilla el balón le cae a Laporte que de primeras golpea y bate a Andrés Fernández logrando el empate.

El partido volvía a comenzar, pero durante la primera mitad, los dos equipos estaban más preocupados de no perder, que de buscar las áreas rivales.

La mala noticia llegó en forma de lesión para el submarino, cuando Samu Castillejo pidió el cambio por unas molestias físicas. En su lugar salió Adrián López.

La segunda parte no pudo empezar mejor para los groguets, cuando Roberto Soriano, que lleva unos partidos rayando a un gran nivel, se inventó un pase genial entre líneas a Bakambu, que cogió la pelota y encaró a Kepa que en su salida al borde al área no pudo evitar el disparo cruzado junto a la base del palo. Una gran jugada y un gran gol del franco-congoleño.

Y como he dicho otras veces, el Villarreal con confianza y con el marcador a favor es otro, se crece y se gusta, y eso fue lo que pasó a raíz de ese segundo gol. El submarino se comía a los leones que apenas lograban salir de su propio campo.

Y así en una falta y en una jugada ensayada, Manu Trigueros cuelga la pelota al área, que es rematada en primera instancia por Víctor Ruiz al área pequeña donde llegó Adrián rodeado de jugadores rojiblancos para meter la cabeza y anotar el tercer gol. Un gol que llevó el delirio a las gradas del Estadio de la Cerámica.

Resultado de imagen de Villarreal 3-1 Athletic

Los jugadores del Villarreal celebran uno de los goles. Foto: EFE

El partido estaba controlado y encaminado, cuando el árbitro expulsó a Víctor Ruiz con roja directa por una entrada en el centro del campo sobre Williams. La entrada sí que es fuerte, pero me parece un poco exagerado sacarle roja directa.

Ese hecho propició que el Villarreal tuviera que sacrificar a Soldado para dar entrada a Álvaro en el eje de la defensa y compensar al equipo.

El Athletic Club adelanto líneas y con superioridad numérica encerró al submarino en su campo, pero el equipo supo defenderse bien, sobretodo en el juego aéreo. Destacar el esfuerzo de todo el equipo  en la faceta defensiva, y también la actuación y el oficio de Andrés Fernández que supo darle esa tranquilidad al equipo y contarles el ritmo a los leones.

Con este partido finalizó una serie de tres partidos consecutivos, que se saldan con una derrota y dos victorias. Como balance podemos decir que ha sido positivo, ya que se ha reafirmado en la quinta plaza, y sigue teniendo opciones de poder soñar con la Champions.

Imagen principal: http://www.lfp.es

Comments

comments