¿Virus FIFA o FFA?

¿Virus FIFA o FFA?

Ernie Merrick puso el grito en el cielo hace un par de semanas; es entendible, la A-League empieza este viernes coincidiendo con la penúltima fecha FIFA del año, y es el técnico del Wellington Phoenix quien mas afectado se ve por esta situación. Hasta cuatro de sus titulares (incluyendo a Kosta Barbarouses, uno de los fichajes estelares para esta campaña) estarán participando con el combinado nacional de Nueva Zelanda en una gira de amistosos por Norteamérica, donde se enfrentarán a las selecciones de México y los Estados Unidos.
El debate está sobre la mesa una vez mas ¿Debe la FFA parar durante las fechas dispuestas por la FIFA para compromisos internacionales? De momento, sus directivos ni siquiera han tomado en consideración los ruegos de Merrick de posponer el partido que este sábado enfrentará a su equipo contra el Melbourne City. Los argumentos del técnico no son desacertados, él considera que no seguir el calendario oficial no solo compromote al Phoenix, sino la calidad de la liga en general.
Si bien el resto de equipos no se han visto tan afectados como los neozelandeses, la FFA si está entregando un producto un tanto descafeinado en esta primera jornada. La mayoría de escuadras tendrán una o dos bajas relevantes en sus respectivos debuts o, cuando menos, una limitación considerable en sus variantes tácticas. Mención especial tienen la ausencia en el estreno del Melbourne Victory del recuperado Marco Rojas y, por supuesto, del marquee de la liga Tim Cahill, el hijo pródigo que se supone llenará todos los estadios.

Cahill vuelve a casa

Cahill vuelve a casa

Lo que mas preocupa al técnico Merrick es que esta incoveniencia está destinada a repetirse en un futuro cercano, y probablemente sea peor si el nivel de los jugadores continúa en aumento.
Pero la verdad es que la FFA tiene poco margen de maniobra con su itinerario. Es una realidad que para el australiano el fútbol continúa siendo el segundo o tercer deporte en preferencia (dependiendo del Estado o Territorio), y que debe acomodarse en el tiempo y espacios que la AFL y la Rugby League dejen vacante, que no es mucho. El caso de Melbourne es particular, dónde además se llevan a cabo la tradicional Melbourne Cup, el Australian Open y un Grand Prix de Fórmula 1.
No hace ni una semana que terminaron las temporadas de la AFL y Rugby League, y la FFA debe aprovechar el tirón y capturar a un público aún ávido de emociones, un público con la resaca de la victoria o el despecho de la derrota aún presentes. Sencillamente, la Federación no tiene opción, para continuar creciendo debe posicionarse en la mente del aficionado lo antes posible y canalizar dichas emociones hacia el fútbol, aunque esto implique dejar a algunos equipos cojeando y algunos técnicos descontentos.

Latest posts by Humberto Suárez (see all)

Comments

comments