• Home »
  • BARÇA »
  • #Las5Blaugranas | El día que el Barça alcanzó la perfección en Wembley

#Las5Blaugranas | El día que el Barça alcanzó la perfección en Wembley

#Las5Blaugranas | El día que el Barça alcanzó la perfección en Wembley

Todo aficionado al fútbol es conocedor de las proezas que ha realizado el ‘Pep Team’, un equipo que es legendario gracias a los títulos que ha ganado -14 en cuatro temporadas- y sobre todo al cómo los ha conseguido. La noche del 28 de mayo de 2011 será recordada por todos los culés como la noche en la que los jugadores del Barça realizaron una excepcional demostración futbolística que sirvió para ganar la cuarta Champions del club.

La temporada 2010-11 ha sido una de las más intensas que han vivido los culés en los últimos años, tuvo de todo y contó con una infinidad de Clásicos, momentos memorables, únicos e imborrables como la ‘manita’ que le endosó el Barça al Real Madrid en el Camp Nou, momentos tristes como la enfermedad que sufrió Eric Abidal, pero también momentos heroicos como por ejemplo el regreso del jugador francés a los terrenos de juego en un tiempo récord. A nivel futbolístico, estamos hablando seguramente de la mejor temporada, ya que los azulgranas hicieron el mejor fútbol del mundo, teniendo en Wembley la fecha de mayor esplendor en lo que a juego se refiere. Sin duda, fue un curso histórico para el FC Barcelona, pero no nos adelantemos queridos lectores, todo a su tiempo.

Primeras sensaciones positivas en la fase de grupos

El último recuerdo que tenían los azulgranas de la máxima competición europea en aquel momento no era muy bueno, ya que se quedaron a las puertas de la final la pasada temporada. Así que el conjunto catalán, que elaboraba a la perfección el fútbol total, aprovechó la nueva edición de la Champions como escaparate internacional para demostrar que seguía reinando en Europa. Todo comenzó el 14 de septiembre de 2010 en el Camp Nou, donde el Barça apalizó al Panathinaikos (5-1) en la primera jornada con un Leo Messi superlativo y un David Villa goleador. En la segunda jornada el conjunto azulgrana empató en tierras rusas ante el Rubin Kazán (1-1), y en la tercera los de Guardiola dieron un puño sobre la mesa tras ganar al Copenhague (2-0) en el templo culé.

El Barça debutó en la Champions de 2011 con victoria (5-1) y con un Messi superlativo. Imagen: mundodeportivo.com

El Barça debutó en la Champions de 2011 con victoria (5-1) y con un Messi superlativo. Imagen: mundodeportivo.com

Tras terminar las primeras tres jornadas, el Barça mandaba en su grupo, pero en la cuarta visitó Dinamarca para enfrentarse a uno de los mejores Copenhague de los últimos tiempos, el partido terminó en empate (1-1) y será más recordado por el enfrentamiento verbal que tuvieron Guardiola y Solbakken que por lo que realmente pasó en el césped. Ya en la quinta jornada los catalanes consiguieron la clasificación matemática ganando al Panathinaikos (0-3), y en la última, con un equipo plagado de suplentes y canteranos, los culés ganaron al Rubin Kazán (2-0) y pasaron a octavos de final como líderes del grupo D.

El Camp Nou, un fortín en octavos y cuartos de final

En los octavos de final, los discípulos de Pep Guardiola se verían las caras ante el Arsenal de Arsène Wenger, en una eliminatoria emocionante hasta los minutos finales. El Barça cayó en Londres, en el partido de ida (2-1), ante un equipo gunner desatado a la contra. El Camp Nou se vistió de gala en la vuelta para empezar la remontada desde el minuto cero, con el himno culé cantado a capela. Aquella noche, el ‘Pep Team’ remontó la eliminatoria, en especial gracias a los ‘chiquititos’. Iniesta hizo magia con el balón en los pies, Xavi estuvo pletórico y además marcó un gol importante y Messi fue determinante con dos tantos. El conjunto azulgrana ganó el segundo partido (3-1), remontó la eliminatoria y consiguió el pase a los cuartos de final. Por cierto, aquella noche, además, sería la consagración de Mascherano que salvó un gol en los últimos minutos que bien vale una Champions.

El Barça remontó ante el Arsenal en octavos de final. Imagen: ara.cat

El Barça remontó ante el Arsenal en octavos de final. Imagen: ara.cat

Por lo tanto, el Barça ya consiguió la remontada de aquella Liga de Campeones, así que los aficionados culés esperaban vivir unos cuartos de final donde poder respirar algo más tranquilos y no tener que sostener el corazón en un puño hasta el último segundo de la eliminatoria. El rival sería el Shakhtar Donetsk, que contaba con futuras estrellas que en un futuro serían reconocidas. De primeras, el partido se preveía incómodo, pero nada más lejos de la realidad, el Barcelona fue infinitamente superior y así lo mostró el marcador final en la ida (5-1), Andrés Iniesta, Dani Alves, Gerard Piqué, Seydou Keita y Xavi Hernández fueron los protagonistas, el Camp Nou volvió a ser el de las mejores citas. En el partido de vuelta Messi sentenció rápido con un gol (0-1) y a Víctor Valdés le dio tiempo para lucirse con dos grandes intervenciones.

Messi enmudeció al Bernabéu en semifinales

Eliminatoria a eliminatoria el Barça mostró al mundo entero que el mejor fútbol que existía era el juego total que elaboraba el conjunto azulgrana, pero en semifinales llegaría el hueso más duro de roer, el Real Madrid de Mourinho, un equipo formado únicamente para destruir a los catalanes, su estilo de juego era totalmente diferente al que hacían los de Guardiola. El equipo que ganara El Clásico más exigente de los últimos tiempos tendría la recompensa de jugar la preciada final de la Champions. Sin empezar la eliminatoria, todos sabíamos que estos dos partidos pasarían a la historia.

A Mourinho le dio por empezar el duelo en la rueda de prensa previa a la ida, pretendiendo intimidar a Pep Guardiola, como intentaba hacer día tras día para desestabilizar al mejor equipo, pero aquella vez tendría respuesta por parte del técnico de Santpedor en la famosa rueda de prensa de el ‘puto amo’. Pese a las bajas que tenía el Barça para el primer partido de ‘semis’, los azulgranas salieron a volver a ganar en el Santiago Bernabéu, Guardiola, además de contestar al entrenador luso, hizo ese discurso para motivar a los suyos, todavía más. Los merengues salieron a no jugar y a destruir, mientras los catalanes intentaban construir juego en un día casi imposible por los parones constantes mediante faltas madrileñas. Por lo visto en el terreno de juego, los de Mourinho firmaban las tablas, pero se les olvidó un detalle importante, el Barça tenía a Leo Messi. El mejor jugador de todos los tiempos hizo una de las mayores actuaciones individuales que se le recuerdan a un jugador ganando él solito el partido con dos goles (0-2). El segundo pasará a la historia de la Champions como uno de los mejores goles de la competición, por no decir el mejor, dejó atrás a cinco jugadores merengues y definió al segundo palo dejando a Casillas sin opciones de atajar el cuero. El astro argentino dejó helado al Santiago Bernabéu.

Messi dejó helado al Bernabéu tras marcar uno de los mejores goles de la Champions. Imagen: sport.es

Messi dejó helado al Bernabéu tras marcar uno de los mejores goles de la Champions. Imagen: sport.es

En el partido de vuelta, en el Camp Nou, el Barça trató de dormir el partido y con un gol de Pedro al principio de la segunda parte, los culés sentenciaron la eliminatoria y el pase a la final. Marcelo empató el partido (1-1), pero no sirvió de nada. Piqué, Puyol y Mascherano estuvieron pletóricos en el corte y fueron claves en ambos partidos de la eliminatoria. La lluvia no se quiso perder el pase del Barça a la final y el feliz regreso en tiempo récord de Abidal a los terrenos de juego tras superar un cáncer de hígado.

Monólogo del Barça en la final

El FC Barcelona volvía a Wembley, donde empezó todo, para ganar la cuarta Champions. El rival sería, otra vez, el Manchester United de Sir Alex Ferguson. Si ya en Roma los culés fueron superiores a los ‘Red Devils’, en Londres los catalanes hicieron una exhibición memorable. Nunca antes se había visto a un equipo tan superior al otro en una final europea, en ocasiones parecía que los azulgranas jugaban ante un rival de menor categoría, pero realmente era gracias al juego que desplegaron Messi, Xavi, Iniesta y compañía. La MVP (Messi, Villa y Pedro) puso los goles y el Barça se volvió a coronar en el mítico Estadio de Wembley (3-1). La imagen que recordarán todos los aficionados es la de Puyol, el eterno capitán azulgrana, cediendo el brazalete a Abidal, quien levantó al cielo de Wembley con sus manos, la de todos los culés, la ‘orejona’. Sin duda, una Champions especial para el barcelonismo, el fútbol se convirtió en arte y el Barça y Messi pasaron a la historia.

El Barça ganó en Wembley su cuarta Champions. Imagen: mundodeportivo.com

El Barça ganó en Wembley su cuarta Champions. Imagen: mundodeportivo.com

La temporada 2010-11 quizás no sea la más recordada por todos los culés, ya que en temporadas como la 2008-09 o 2014-15 se han ganado todos los títulos por haber (dos tripletes), pero aquella temporada el Barça hizo, seguramente, el mejor fútbol que se recuerda en años. El conjunto azulgrana ya estaba en el Olimpo del fútbol, pero aquella noche del 28 de mayo de 2011 el Barça pasó a ser el Zeus del fútbol.

Sergi Lluch

Sergi Lluch

Proyecto de periodista deportivo. El fútbol como estilo de vida. @LluchSergi1
Contacto: sergilluch1@gmail.com
Sergi Lluch

Comments

comments