Goleada y Mundial para Estados Unidos

Goleada y Mundial para Estados Unidos

La selección norteamericana de fútbol femenino absoluto consiguió en la madrugada del domingo al lunes su tercer título mundial, después de endosar un doloroso resultado final de 5-1 ante la selección de Japón, quienes llegaban como actuales campeonas del mundo, y que veían como las norteamericanas se tomaban la revancha de 2011.

La final del Campeonato del Mundo Femenino de 2015, disputado en Canadá, llegaba a su fin con el partido donde se iba a conocer a la selección campeona, una selección campeona que debía salir entre Japón, la actual campeona, y Estados Unidos, la actual sub-campeona, es decir, en la final del Mundial de Canadá se enfrentaban las finalistas de la pasada edición, pero en esta ocasión con un resultado muy distinto al de hace cuatro años.

Antes de comenzar a repasar lo sucedido durante el partido, vamos con un breve repaso de cómo llegaron ambas selecciones hasta la final, y las selecciones que tuvieron enfrente y derribaron para alcanzar sus objetivos.

El once titular de Estados Unidos en la final

El once titular de Estados Unidos en la final

La selección de Estados Unidos llegaba a la final del Campeonato del Mundo Femenino después de conseguir dos victorias (3-1 ante Australia y 0-1 ante Nigeria) y un empate (0-0 ante Suecia) en la fase de grupos, donde consiguió finalizar en la primera posición de su grupo. En la fase final del campeonato vencieron 2-0 a Colombia en los octavos de final, 0-1 a China en los cuartos de final y 2-0 a Alemania en las semifinales. Las jugadoras norteamericanas llegaban de nuevo a la final después de haber conseguido nueve goles a favor y sólo un gol en contra, además de sumar casi 500 minutos sin recibir gol, desde la jornada inaugural. La selección estadounidense llegaba de nuevo a la final del Mundial femenino con un juego basado, en casi la mayoría del campeonato, en balón largo y jugadas con pocos toques e intercambios de balón.

El once titular de Japón en la final

El once titular de Japón en la final

Por su parte, la selección de Japón llegaba a la final con unos resultados de tres victorias (1-0 ante Suiza, 2-1 ante Camerún y 0-1 ante Ecuador) en una inmaculada fase de grupos, donde consiguieron de manera incontestable la primera posición del grupo y un cruce favorable en la fase final del Campeonato del Mundo Femenino. Su acceso a la final fue después de vencer 2-1 a Holanda en los octavos de final, 0-1 a Australia en los cuartos de final y 2-1 a Inglaterra en las semifinales, siendo en éste último partido donde más sufrieron, puesto que consiguieron el pase a la final después de un gol en propia de una jugadora inglesa en el descuento de la segunda parte. La selección japonesa llegaba de nuevo a una ansiada final con las ganas de revalidar el título y haciendo un juego muy atractivo para el aficionado, un juego con muchas combinaciones y basado en la posesión del balón.

Después de analizar el camino hasta la final de ambas selecciones, vamos a analizar lo que deparó el último partido del Campeonato del Mundo Femenino que se ha disputado en Canadá, cuyo partido de la final se jugó en el BC Place Stadium, que estaba lleno hasta la bandera, y donde se veía claramente que las las jugadoras estadounidenses parecía que jugaban en casa, con muchos más aficionados a su favor que a favor de las jugadoras japonesas.

El trofeo camino al estadio canadiense

El trofeo camino al estadio canadiense

Después de que sonasen ambos himnos en honor de las selecciones finalistas,comenzaba una final que no iba a dejar a nadie indiferente. Estados Unidos partía como selección favorita al título, pero Japón también tenía a su favor que ya fueron capaces de derrotar a las norteamericanas en la pasada edición. En los primeros minutos de juego, las estadounidenses se hacían con la posesión del balón y desactivaban el juego de las japonesas en todas las partes del terreno de juego. El primer gol de la final no iba a tardar en llegar, y era la mediocentro Carli Lloyd, tras una jugada de estrategia en un saque de esquina, la que inauguraba el marcados cuando apenas se alcanzaban los tres primeros minutos de juego. Tras ese primer gol, las jugadoras japonesas seguían sin despertar, mientras que las jugadoras estadounidenses seguían acechando a sus rivales hasta el punto de irse al descanso con una goleada definitiva para el devenir del partido.

Ataque tras ataque, las estadounidenses seguían encerrando a la defensa japonesa en su propia área, hasta que sólo dos minutos después del primer, y tras una nueva jugada de estrategia, llegaba el segundo gol de Carli Lloyd, esta vez desde una falta al borde del área. Dos goles en los primeros cinco minutos del final decantaban la final para el lado de las jugadoras estadounidenses, mientras que las jugadoras japonesas seguían sin dar señales de vida y seguían sin entrar en el partido. El partido sólo había hecho nada más que comenzar y la avalancha de Estados Unidos sólo había hecho que empezar.

Carli Lloyd, mejor jugadora de la final

Los goles seguían cayendo del lado de Estados Unidos, siendo Lauren Holiday y, de nuevo, Carli Lloyd, con un golazo desde el centro del campo, quienes colocaban un llamativo 4-0 a favor de las estadounidenses en sólo un cuarto de hora de juego. Las jugadoras de Japón seguían deambulando por el campo cual zombie sin cabeza, mientras que su seleccionador, Norio Sasaki, continuaba pidiendo calma a sus jugadoras antes de hacer dos cambios. En sólo seis minutos, Japón ya había realizado dos cambios en su equipo, quitando del terreno de juego a Iwashimizu y Kawasumi, y haciendo que entrasen al terreno de juego unas jugadoras como Sawa y Sugasawa.

Parece que esos dos cambios, junto con la mejor presión de Estados Unidos, favorecieron a que se viese el verdadero juego de Japón. En la parte final de la primera parte, las asiáticas dominaban la posesión del balón y supieron aprovechar sus escasas ocasiones de cara a portería, siendo su delantera Yuki Ogimi la que inaugurase el marcador de Japón, con un buen gol donde la pelota entró por la escuadra derecha de la portera estadounidense, e hiciese que la goleada fuese menos escandalosa, de lo que ya lo estaba siendo. Con el resultado de 4-1 favorable a Estados Unidos se llegaba al descanso de la final, un marcador que reflejaba lo visto sobre el terreno de juego y que suponía el fin a un dato importante en este Campeonato del Mundo Femenino, como era el final de la racha de imbatibilidad de la portería estadounidense después de más de 500 minutos sin recibir gol, convirtiéndose en la segunda mejor marca en la historia del fútbol femenino sólo por detrás de los más de 600 minutos que estuvo imbatida la portería de Alemania hace ya unos cuantos años.

La alegría de las campeonas del mundo

La alegría de las campeonas del mundo

La segunda parte comenzó con un poco más de emoción, puesto que Julie Johnston, central de la selección estadounidense, se marcaba un gol en propia portería después de varios rechaces en el área pequeña. El gol llegó en el minuto 52, y se esperaba que fuese un aliciente para las jugadoras japonesas, para que espabilaran, ya que tenían igualar el partido a tan sólo dos goles. Pero eso sólo fue un espejismo, las estadounidenses seguían dominando la posesión del balón, y en la siguiente jugada de ataque que tuvieron, llegó el gol de la manita y de la sentencia. Tobin Heaht conseguía el quinto gol para Estados Unidos, y de nuevo lo hacía desde un jugada a balón parado, para sentenciar el partido y conseguir un nuevo título mundial para su país, que conseguiría el tercer Campeonato del Mundo Femenino en toda su historia, tras los conseguidos en 1991 y 1999.

Llega el momento del silbato final y las estadounidenses saltaron de felicidad, al ver como una generación histórica conseguía el broche final a un Campeonato del Mundo Femenino que será recordado durante mucho tiempo. Tras las pertinentes celebraciones, llegaba el momento de repartir los galardones. La estadounidense Carli Lloyd era galardonada con el Balón de Oro como Mejor Jugadora del Mundial Femenino, la alemana Celia Sasic conseguía la Bota de Oro a la Máxima Goleadora del Mundial Femenino, la estadounidense Hope Solo lograba el Guante de Oro a la Portera Menos Goleada del Mundial Femenino, la canadiense Kadeisha Buchanan era premiada con el Premio a Mejor Jugadora Joven, la selección de Francia obtenía el premio del Fair Play, y por último, la selección de Estados Unidos conseguía el título que las nombraba campeonas del Mundial Femenino.

Daniel Martínez

Daniel Martínez

19 | Escribiendo en la sección de motociclismo | Gestionando @f9motociclismo en Twitter
Daniel Martínez

Latest posts by Daniel Martínez (see all)

Comments

comments