El Barça mantiene su pulso por la Liga

El Barça mantiene su pulso por la Liga

BARCELONA

Con la Liga al rojo vivo, el Barcelona debía saltar al verde en busca de tres puntos vitales, ante un Villarreal que llegaba al Camp Nou inmerso es una muy buena dinámica. No había margen de error, era ganar sí o sí, por ello, los de Luis Enrique se pusieron las pilas desde el pitido inicial y así evitar cualquier disgusto que les excluyera definitivamente de la lucha por la competición liguera. El trabajo bien hecho por parte de los culés dio fruto a una importantísima victoria por 4-1 ante un Villarreal que intentó complicarle la vida al Barça tanto como pudo.

Los primeros minutos se disputaron en campo del Villarreal con un Barça en presión y ordenado, no obstante la defensa rival estaba muy bien posicionada y los locales no eran capaces de poner en aprietos a la zaga castellonense. El conjunto azulgrana dominaba el juego, con paciencia y combinando bien, pero no lograba crear excesivo peligro en los primeros compases. Aún así los catalanes insistían sin precipitarse en la construcción de juego, con pausa, buscando desgastar al rival e intentando aprovechar cualquier error para progresar.

Por su parte, el cuadro amarillo no se había acercado a la portería de Ter Stegen en el primer cuarto de hora y el juego estaba volcado sobre su propio área, con un Barça que buscaba enmarcar el primer tanto cuanto antes, mejor. La primera ocasión para el conjunto de Fran Escribá llegó pasados los 15 minutos, acción a la que el Barcelona respondió con una gran jugada que nació de las botas de Sergi Roberto y supuso el primer tanto para los culés, a cargo de Neymar.

Neymar celebra su gol ante el Villarreal.

Neymar celebra su gol ante el Villarreal.

Con la ventaja en el electrónico para los catalanes, la tónica del partido no cambio en demasía. El Barcelona siguió con su trabajado de intentar ver puerta el máximo de veces posibles para asegurarse los tres puntos, mientras que el Villarreal intentaba obstaculizar las labores en ataque de los culés. La segunda ocasión clara partió de las botas de Messi, tras un buen pase de Rakitic, pero el esférico se marchó cruzado por línea de fondo. Tal vez los azulgrana estaban perdonando demasiado y eso termina por pagarse, pues poco después, el Villarreal aprovechó un error en el medio campo culé y haciéndose valer de la velocidad de Bakambú, puso el empate pasada la media hora de juego.

De nuevo el Barcelona se veía en labores de remontar un partido que había tenido bastante controlado desde inicio y una vez más debía tirar de paciencia para elaborar las jugadas, haciendo gala a su estilo de toque. Con posesiones largas para los locales, el cuadro catalán se hallaba en la búsqueda de volver a ponerse cuanto antes por delante en el marcador. Piqué la tuvo con un remate de cabeza que salió por encima del larguero, mientras que el Villarreal tuvo también el segundo en manos de Soldado, que falló por muy poco.

Choque de idas y venidas donde ninguno de los dos equipos terminaba de imponerse, a pesar de contar con claras ocasiones. Fue justo al borde el descanso, cuando Messi puso nuevamente al Barcelona por delante, un gol que nació de una gran acción de Neymar en tareas de recuperación. Con el 2-1 en el luminoso se llegaba a la media parte en el Camp Nou y con un Barça enchufado, pese a que el rival no le estaba poniendo las cosas fáciles, como ya cabía esperar.

Tras el descanso reglamentario, la dinámica de juego prosiguió el mismo camino. El Barça tuvo la primera ocasión después de una buena jugada de Neymar, cuando apenas se habían disputado uno segundos de la segunda mitad. La ocasiones para ambos lados se dieron prácticamente a partes iguales en los instantes siguientes, pero las imprecisiones en el último pase impedían que el marcador se moviera. Neymar lo probaba por banda izquierda con tremendo poderío, el brasileño sin duda fue de los mejores del partido junto a Messi, una sociedad que creo serio peligro al Villarreal. A partir de ahí, el Barça tomó de nuevo las riendas del encuentro y se propuso no dar opciones al rival, y pese a que el Villarreal logró encontrar algún que otro espacio, sus acciones no pasaron a mayores.

Suárez también se apuntó al festín de goles.

Suárez también se apuntó al festín de goles.

Y de una jugada en contra, nació el tercer tanto azulgrana. De nuevo desde la zaga Rakitic y Sergi Roberto se asociaron para dar el pase de gol a un Suárez hambriento, que esta vez no perdonó y que amplió la brecha en el marcador. Ventaja merecida para un Barça que hizo un buen trabajo desde el minuto uno, a pesar de algunos instantes de duda en los que llegó el tanto castellonense. Los locales aún querían más y la magia de Neymar volvió a estar presente. El brasileño desquició a la defensa del Villarreal y tanto fue así, que el cuarto y último gol culé nació de una jugada magistral suya, que finalizó con un penalti a favor, tras unas manos en el área de Jaume Costa. Messi fue el encargado de transformar la pena máxima cuando apenas restaban 7 minutos para la conclusión del encuentro y estableció el definitivo 4-1 que otorgaba un triunfo más que importante a los de Luis Enrique. Los azulgrana sumaron tres puntos vitales para meter nuevamente presión al Real Madrid y continuar vivos en la pugna por hacerse con el título de Liga, que se decidirá en apenas un par de semanas.

Comments

comments