Datos que invitan al optimismo

Datos que invitan al optimismo

Málaga y Barça se han enfrentado en Liga hasta en un total de 33 ocasiones, con un balance claramente favorable para el conjunto culé. Estos datos se resumen en 23 vitorias para los catalanes, 7 empates y 3 triunfos para el conjunto local, desde que el cuadro boquerón regresara a Primera en la temporada 98/99. Si nos centramos en las batallas ganas por el Barcelona en La Rosaleda en las últimas temporadas, el cuadro azulgrana parte como favorito para llevarse el duelo del próximo sábado, donde la posterior derrota se remonta al 3 de diciembre de 2003, por un contundente 5-1.

El estadio del Málaga acostumbra a ser un campo talismán para el conjunto culé y dado el gran estado de forma en el que los hombres de Luis Enrique aterrizarán en la ciudad andaluza, cabe pensar que su actuación en La Rosaleda podría ser de nuevo un espectáculo. No obstante, el Barça encara el encuentro con humildad dado que el rival que le espera resulta siempre complicado, pero con los tres puntos en mente para no perder la estela del líder y seguir soñando con ganar los tres títulos en juego. Desde que se pusiera las pilas en aquella mágica noche de la remontada frente al PSG en el Camp Nou, los culés tan solo han perdido contra el Deportivo, fruto de la resaca tras la borrachera de goles en Champions. Las sensaciones del cuadro catalán en cuanto a juego y motivación son más que buenas, hecho importante para encarar un mes de abril clave de cara al desenlace de la temporada.

Por su parte, el Málaga se presenta al choque después de conseguir el triunfo por la mínima en Gijón (0-1), primera victoria de los andaluces desde el pasado 20 de febrero, cuando superaron a la U.D Las Palmas en casa, por un ajustado 2-1. La mala dinámica en la que se encuentra del equipo que dirige Michel González, con 5 derrotas y un empate desde su último triunfo, coloca a los azulgrana como favoritos, no obstante, los culés deberán extremar las precauciones ante un rival en crisis, pues ganar al todopoderoso Barça es siempre una gran inyección de moral.

Para ponernos en situación, a continuación veremos una breve reseña de los últimos cinco enfrentamientos entre malaguistas y culés en La Rosaleda, finalizando la exposición con la posterior derrota del Barcelona en Málaga, que se remonta a más de 13 años, en concreto a finales de 2003.

En la pasada campaña, el partido en casa del Málaga concluyó con un ajustado 1-2 a favor de los de los de Luis Enrique, gracias a los tantos de Munir y Messi. A priori, se preveía un choque fácil, puesto que Munir marcó el primer gol apenas cumplidos los dos minutos de juego, no obstante, el conjunto boquerón no se vino abajo en ningún momento y apretó en busca del empate. La presión de los locales terminó por dar sus frutos pasada la media hora con el gol de Juanpi, que colocó las tablas en el electrónico, un resultado más que merecido. Al iniciarse la segunda mitad, un Messi desaparecido hasta entonces, se sacó un gol de la chistera para rescatar a un Barça con muchos errores en defensa. Claudio Bravo también contribuyó en el triunfo culé al atajar varios balones con peligro en el área de un Barcelona que terminó por dominar en los últimos minutos de juego.

Munir y Messi dieron los tres puntos la pasada campaña.

Munir y Messi dieron los tres puntos al Barça en la pasada campaña.

En la temporada 2014/15, Málaga y Barcelona no pasaron del empate a cero, en el año en que el los azulgranas terminaron logrando su segundo triplete. Los locales fueron un muro más que infranqueable para el cuadro catalán y la fuerte presión en defensa terminó por amargarle la noche al líder. Los culés apenas tuvieron opciones con una delantera formada por Messi, Neymar y Pedro, y las pocas ocasiones que generaron, fueron cómodamente frenadas por el conjunto boquerón. Los ataques más claros para el Barça llegaron por la banda de Jordi Alba, que junto a Neymar, intentaron todo para lograr el gol, un tanto que nunca llegaría. Pintaban bastos en aquella noche para los de Luis Enrique, por lo que el técnico asturiano realizó cambios tanto de jugadores, como de sistema, pero el marcador inicial nunca se movió.

En agosto de 2013 y suponiendo la segunda jornada liguera de aquella campaña, el Barça se llevó los tres puntos de La Rosaleda de manera muy plácida. Un Málaga venido a menos no fue capaz de plantar cara a un Barça muy superior en juego, y quedaron al descubierto las muchas carencias del conjunto boquerón por aquel entonces. Adriano fue el encargado de conseguir el único tanto del choque poco antes del descanso, un resultado ajustado que los culés defenderían sin ningún problema durante los minutos restantes, pues el Málaga nunca fue rival. Los de Bernd Schuster atravesaban un momento nefasto a nivel de juego y prueba de ello fue que tan sólo contaron con una opción de gol en todo el encuentro.

Adriano marcó el único tanto del encuentro, en una noche plácida para los culés.

Adriano marcó el único tanto del encuentro, en una noche plácida para los culés.

El 13 de enero de 2013, el Barça se topó con un Málaga que no puso las cosas nada fáciles en su casa y que logró desdibujar por momentos a un Barça que terminaría llevándose el gato al agua. Los locales crearon presión y le jugaron de tú a tú a los culés en su intento de rascar los tres puntos, pero eso no fue suficiente para los de Pellegrini, que terminaron por sucumbir ante un Barça pletórico que llegaba como líder del campeonato y con la Liga en el bolsillo desde el mes de diciembre. En algunos momentos, el Málaga pudo crear alguna situación de peligro y poner en algún que otro apuro a los catalanes, pero en los mejores minutos de los andaluces, el gol de Messi cayó como un jarro de agua fría. Desde ese momento, el conjunto boquerón desapareció del partido y como consecuencia, llegaron los tantos de Cesc y Thiago que ponían en el encuentro más que imposible para los locales. El gol del Málaga fue puramente anecdótico pese a la buena ejecución de Bounannotte, en un choque que finalizó 1-3 y con otro triunfo para los azulgranas.

Los datos del Barcelona en La Rosaleda invitan siempre al optimismo, si nos fijamos que la última derrota culé en campo del Málaga se remonta a la temporada 2003/04, más de 13 años atrás, por un aplastante 5-1. En aquella ocasión, el mazazo para los culés llegó justo antes de jugarse el Clásico, e inmersos en una muy mala dinámica de juego, no pudieron más que poner de manifiesto el mal estado de forma que atravesaba el equipo.

x048de02

Última derrota del Barcelona en La Rosaleda.

Con Rijkaard al mando del cuadro catalán y con la llegada a la directiva de Joan Laporta, el Barça se encontraba en plena reconstrucción, tras varios años sin ganar un solo título. En La Rosaleda, el Málaga fue dueño y señor del encuentro destrozando a un Barcelona que no dio pie con bola, hecho que se reflejó claramente en un marcador de escándalo. Casualmente, Luis Enrique ingresó en el terreno de juego para intentar cambiar las cosas, pero sus aportaciones, al igual que las del resto de compañeros, no sirvieron para nada. Un hat-trick de Salva, y los tantos de Diego Alonso y Canabal, amargaron la noche a los de Rijkaard, cuyo único gol a favor fue además un tanto en propia puerta de Fernando Sanz.

Comments

comments