Mermado, pero a la final

Mermado, pero a la final

El partido entre el Barça y el Atlético de Madrid, que otorgaba un billete para la final de la Copa del Rey, empezaba con emociones fuertes. Para empezar, la alineación de ambos equipos contenía elementos para elevar las pulsaciones. En el Barça, André Gomes era el elegido para sustituir a Busquets y Denis Suárez haría lo propio con Iniesta. Por parte del Atlético, el Cholo saldría valiente, tal y como se dijo en la previa, alineando a Carrasco, Gaitán, Griezmann y Torres. Toda la carne en el asador, ahora a cocinar.

Los hombres de Simeone salieron a por todas, pero no a lo loco. Hicieron presión alta sobre la salida de balón del Barcelona, pero una vez el conjunto azulgrana sobrepasaba esa primera línea, el Atlético de Madrid corría a replegarse. Aunque pocas veces lo hicieron durante la primera media hora de partido, en la que el Barça apenas pasó de su propio campo.

Muchas pérdidas de pelota en zona de creación culé serían las culpables de las varias ocasiones de gol de las que dispuso el Atlético de Madrid en los primeros minutos. Denis Suárez, Sergi Roberto, Piqué, Jordi Alba. Todos ellos cometieron errores impropios en el trato del balón y Cillessen tuvo que erigir un muro bajo su portería para evitar el gol de los colchoneros. Varias paradas de mérito hizo el cancerbero holandés, a destacar un mano a mano con Carrasco y una buena acción de reflejos a remate de cabeza de Godín.

Video resumen: El paradón de Cillessen en el FC Barcelona - Atlético (1-1). Copa del Rey 16-17

Cuando el Barça lo estaba pasando peor en el primer tiempo, Cillessen puso el cerrojo en su portería.

El Barça, por su parte, llegaba al minuto 24 de la primera mitad con la posesión del esférico dividida al 50%, algo poco habitual en el Camp Nou. Además, solamente había logrado generar un remate de Luis Suárez que impactó en el lateral de la portería defendida por Moyá y un disparo inofensivo de Messi. Nada más. Pobre bagaje para un Barcelona que no dominaba el centro del campo y, por lo tanto, el encuentro.

Aunque tampoco sufría en exceso. El Atlético de Madrid no era capaz de producir peligro en ataque estático, por lo que el equipo de Luis Enrique, pese a no desarrollar un fútbol identificable con el club catalán, hacía valer el 1 a 2 del Calderón. Y transcurrida la primera media hora el encuentro cambiaría. El Atlético de Madrid ya no presionaba tanto y el Barça era capaz de tener más el balón y hacerlo en campo contrario. Aún sin profundidad, el conjunto azulgrana ya estaba mucho más cómodo.

El centro del campo empezaba a dominar y buena muestra de ello fue un gran detalle técnico de André Gomes, quien acabaría cuajando una gran primera mitad. A partir de ahí, el Atlético se iría encerrando cada vez más cerca de la portería de Moyá. Y lo iba a pagar de la mano del cobrador habitual. Messi hacía su jugada marca de la casa, regateando a tres jugadores rojiblancos y disparando cruzado para que Luis Suárez, tras rechace de Moyá, ejecutara la portería colchonera para el primer gol azulgrana. El Barça se iba al descanso por delante en el marcador habiendo jugado mal durante los primeros 45 minutos aunque con el mérito de no haber sufrido prácticamente ocasiones de gol en contra.

Resultado de imagen de barça 1-1 atlético copa del rey cillessen

Luis Suárez marcó tras una nueva genialidad de Messi.

Si la primera parte había tenido emoción, la segunda no se iba a quedar corta. Empezaba con malas noticias para el Atlético de Madrid, con Godín lesionado y teniendo que abandonar el campo. El Barça en este tramo de partido se encontraba mucho más cómodo, jugando en campo rival y teniendo la pelota. Pero poco duraría la calma en el Camp Nou. Segundos antes de producirse el cambio de Aleix Vidal por Sergi Roberto, el canterano del Barça sería expulsado por doble amarilla tras plantillazo a Filipe Luis. Luis Enrique enfurecía en el banquillo. No por la tarjeta, que lo era, sino por la imprudencia de Sergi Roberto, que hacía peligrar la eliminatoria para el Barcelona.

El Atlético de Madrid, que sufría mucho más que en la primera mitad, recobraba esperanzas de remontar y veía como le era anulado un gol legal de Griezmann por un fuera de juego inexistente. Entrarían Mascherano y Sergio Busquets para devolverle la tranquilidad al Barcelona y todo parecía arreglarse para los culés con la expulsión de Carrasco por doble amarilla tras una falta sobre Arda Turan. Pero nada más lejos de la realidad, tras un disparo estratosférico de Messi en un libre directo que se estrellaría en el larguero todo serían malas noticias para el Barça. El Atlético apretaba más que nunca, los balones llovían al área azulgrana, ya fuese de córner o con centros desde la banda.

Aún con 1 a 0 en el marcador, sobre el minuto 80, llegaría el penalti de Piqué sobre Gameiro. El propio jugador francés se encargaría de tirar una pena máxima rigurosa pero lo haría demasiado alto, enviando el balón por encima del larguero. Se salvaba el Barça pero no lo haría en la siguiente ocasión, en la que Piqué no acertaría a rechazar un balón que le llegaría a Griezmann, quien abrió para que Gameiro solamente tuviera que empujar el balón a portería vacía. Eran los peores momentos para el Barcelona, un gol del Atlético llevaría el partido a la prórroga y ya se habían agotado los cambios con la entrada de Iniesta por Rakitic.

Resultado de imagen de barça 1-1 atlético copa del rey

El Barça jugará su cuarta final seguida en la Copa del Rey.

Pero lo peor estaba por llegar. Una disputa aérea de un balón significaría la segunda tarjeta amarilla para Luis Suárez que no podía creer que solamente dos acciones le echaran no solo del partido sino también de una hipotética final. Más aún en una eliminatoria contra el Atlético de Madrid, equipo en el que varios jugadores habían sobrepasado con creces las faltas del uruguayo y se irían de rositas con el casillero de tarjetas a cero. El partido adquiría tintes dramáticos, con un colegiado envuelto en jugadores de uno y otro equipo que le protestaban acciones del rival. El encuentro, por suerte para el Barça, ya no tuvo más fútbol y el pitido final, en el 95, certificó el pase del Barcelona a su cuarta final de Copa del Rey consecutiva. Un logro histórico pero que, en caliente, tiene un sabor agridulce por las expulsiones de Sergi Roberto y Luis Suárez, quienes no podrán disputar el partido por el título. Así, el Barça logró el pase a la final, pero mermado.

Comments

comments