VAN AVERMAET SE EXHIBE, TINKOFF SE LUCE

VAN AVERMAET SE EXHIBE, TINKOFF SE LUCE

En días como el de hoy se demuestra la clase y la fortaleza de un corredor. También el hambre y la ambición. De eso le sobra a Greg Van Avermaet. Con fama de segundón, al menos hasta hace un par de años, siempre ha buscado superarse y lograr esas victorias que tanto merecía, que tanto se le resistían. Las tornas han cambiado, y ahora siempre sale como favorito en las carreras que disputa. Tras una primavera prometedora, truncada por una fractura de clavícula en Flandes, hoy se ha exhibido en la 5ª etapa del Tour de Francia, liderando una fuga de calidad, en un principio consentida, marchándose con De Gendt y Grivko, y manteniendo las distancias con el pelotón cuando la carrera se ha vuelto salvaje. Gran victoria, con doble premio. Maillot amarillo con 5 minutos de ventaja, sin regalar ni un solo segundo para su disfrute personal, indicando que lo quiere mantener el máximo tiempo posible. Porque siempre quiere más. Y siempre lo consigue.

Luke Rowe, ritmo cuartelero

Luke Rowe, ritmo cuartelero

Hasta 15 minutos regaló el pelotón al grupo de escapados, compuesto por los ya citados Van Avermaet, De Gendt y Grivko, además de Majka, Pauwels, Gautier, Vachon, Huzarski y Sicard. Pero cuando empezó lo duro, Movistar tomó la cabeza del gran grupo para acabar destrozándolo. Uno a uno, los gregarios “frailes” fueron liderando, exprimiéndose, y reventando en las duras rampas del Puy Mary al hasta hoy líder, Peter Sagan, e ilustres como Nibali, Cancellara o Dumoulin, dejando un escuálido pelotón de 25 unidades. Sky tomó el relevo, con menos punch, pero sin dejar recuperar el aliento, hasta que, en las últimas rampas de Font de Ceré, el francés Bardet cambió el ritmo. En un principio solamente Quintana, Valverde y Pinot pudieron seguir su estela, pero en el peligroso descenso hubo reagrupamiento, y en el repecho final fue Purito Rodríguez quien se mostró superior al resto, rememorando tiempos mejores y dejando buen sabor de boca. El resto de favoritos, en el mismo tiempo. Salvo Contador, pero merece mención aparte.

Contador llegando solo a meta

Contador llegando solo a meta

33 segundos perdió el pinteño que, tras resistir la parte más dura con los mejores, acabó cediendo con el último ataque de Bardet. Su agónica forma de pedalear y su pérdida de tiempo al final nos hace ser pesimistas de cara a las etapas pirenaicas, que comienzan el viernes. Además, la actitud de su equipo no deja de ser extraña. Con Majka en una posición difícil de explicar, sin colaborar en la fuga (lo que provocó el ataque de Van Avermaet, De Gendt y Grivko, según explicó el ganador de etapa en la entrevista), sin opciones de victoria ni de puntuar en la montaña, ni de ayudar a su maltrecho líder, no conocemos el objetivo real de la presencia del polaco en la escapada. Al final, un tercer puesto que no aporta gran cosa a su equipo, y mucho menos a su líder. El caso de Kreuziger es distinto, aunque también censurable. Con el desconocimiento de Contador, puede ser que su equipo le diera libertad de cara a la general y de ahí que no esperara a su líder, pero no parece probable. Al menos no tan pronto. Lo que está claro es que el madrileño está solo. Los gregarios que le pueden ayudar no tienen el nivel necesario para estar con él en una etapa tan dura. El resto, pues entre su dura caída y el fin de patrocinio de Tinkoff pueden tener excusa para buscarse un nuevo contrato con una buena actuación personal. Quizás sea el momento de empezar a pensar en la Vuelta, aunque Alberto no suele rendirse. Eso sí, fácil no se lo van a poner.

Augusto Hernández
Augusto Hernández

Latest posts by Augusto Hernández (see all)

Comments

comments