Algún día tenía que llegar

Algún día tenía que llegar

Después de 14 jornadas consecutivas sin conocer la derrota en liga, el Villarreal volvió a perder, y lo hizo contra todo pronóstico en el Madrigal y frente a las Palmas, un equipo que está luchando por no descender de categoría.

Antecedentes

Este partido marcaba un punto y aparte en la dura cuesta que le va a tocar disputar al Villarreal durante las próximas semanas, tanto en liga como en UEFA Europa League. Y me refiero a que los próximos partidos del submarino en liga son contra rivales complicados como Sevilla y Barcelona, y en Europa League contra el Bayern Leverkusen.

Con todo esto, y con muy buen criterio por parte de Marcelino, aposto por mezclar en el once titular a jugadores de los considerados fijos, y a los no tan habituales. Lo que pretendía era que el equipo no notará la carga de partidos. A pesar de esto el equipo que salto al césped del Madrigal, era un equipo competitivo y de plenas garantías.

A destacar la entrada de Bonera  y Adrián Marín por las lesiones de Musacchio               y Jaume Costa, en el centro aposto por Pina y Castillejo, para dar descanso a Trigueros y Nahuel, y en la punta de ataque entro Adrián en el lugar de Bakambu, también por dar descanso al franco congoleño.

Como comentaba al inicio de este artículo, el objetivo estaba claro por parte del Villarreal, conseguir los tres puntos, para llegar al partido contra el Sevilla, el máximo rival en la lucha por el cuarto puesto, con la misma diferencia de puntos, y si para ello podía reservar a jugadores mejor que mejor, puesto que antes del partido contra los andaluces, el submarino tendrá un exigente partido de Europa League contra los alemanes de Bayer Leverkusen.

Análisis

El Villarreal como nos tiene acostumbrados y más jugando en el Madrigal, salió al campo queriendo llevar la iniciativa del partido, y de hecho no tardaron en llegar las primeras aproximaciones a la portería canaria. Las Palmas estaba muy bien situado en su campo, impidiendo que el submarino circulara con comodidad la pelota, no dejando huecos por los que los jugadores del Villarreal consiguieran romper la buena defensa canaria. Solamente en jugadas aisladas de Denis Suarez lo conseguía, y de hecho en una de ellas a punto estuvo de marcar Adrián, tras gran pase de este.

La buena colocación de los hombres de Quique Setién sobre el campo, dificultaba mucho el juego de los amarillos, y solo con jugadas o pases muy precisos conseguían generar peligro. En una de estas, un pase genial de Adrián a Soldado generó la mejor ocasión para los locales, pero la vaselina de Roberto se marchó pegada al palo

Las Palmas no tenía prisa, y se limitaba a tocar y tocar a la espera del tener su ocasión, y así fue, en un certero cabezazo de David García batía la portería de Areola, que ponía fin a su imbatibilidad tras 620 minutos sin encajar gol, donde desde el pasado 6 de diciembre no recibía ningún gol en el Madrigal. Aún quedaba partido y muchos minutos para reaccionar, y el Villarreal se fue en busca del empate.

En la segunda mitad el equipo groguet salió decidido a darle la vuelta al resultado, e intensificó su dominio sobre la portería de Varas. Un dominio que para desgracia de los locales no se traducía en claras ocasiones, tenía el control y la posesión pero le faltaba claridad a la hora de definir.  Marcelino movió  el banquillo y dio entrada a hombres de refresco, primero sacrifico a Castillejo para meter a Baptistao, y ya en la recta final del encuentro entro Bakambu en lugar de Adrián.

Con ello el submarino tuvo más profundidad y pegada, pero no lograron batir la portería canaria, donde cabe destacar la gran actuación de su portero Javi Varas, que ayer fue el artífice de que las Palmas se llevara los tres puntos del Madrigal. El submarino no consiguió el premio a su insistencia, donde en los últimos minutos fue un ataque constante por parte de los amarillos pero sin el premio merecido.

Conclusiones finales

Llego la derrota tras una racha increíble de 14 jornadas consecutivas sin perder, lo que representa un record histórico de los groguets. Algún día tenía que llegar una derrota, si bien nadie se esperaba que esta llegase contra las Palmas. Ahora toca levantarse, no hay tiempo para lamentarse, porque vienen partidos muy importantes y decisivos para el devenir del conjunto de la Plana.

Imagen: http://www.villarrealcf.es

Comments

comments