La primera vez nunca se olvida

La primera vez nunca se olvida

A pocos días de que la selección de China inicie su participación en la Copa de Asia 2015, que se disputará en Australia, queremos repasar la participación del combinado chino en el Mundial de Corea y Japón 2002. Esta, sin lugar a dudas, ha sido la cita más importante en la que ha participado esta selección.

Antes de empezar, se debe comentar que la selección nacional de China se fundó en 1924 y se incorporó a la FIFA en 1931. Unos años después, en 1958, China se desvinculó de la máxima organización futbolística para reincorporarse en 1979.

A nivel futbolístico, la selección de China ha participado en diez Copas de Asia (consecutivas entre 1976 y 2011). Con la que se disputará en Australia serán once. En esta competición, los mejores resultados de China datan de 1988 y 2004, en las que consiguió quedar subcampeona. Pero a diferencia de las competiciones de selecciones continentales, en las que la presencia de China está prácticamente asegurada, la selección del dragón tan sólo ha paseado su fútbol una vez en los mundiales.

En 2002, la selección de China llegó a Corea con la intención de continuar con los buenos resultados cosechados en la ronda clasificatoria, pero una combinación entre inexperiencia y un grupo algo complicado, dejaron al combinado asiático con unos números menores a los esperados. El combinado chino finalizó el campeonato en trigésimo primera posición (de 32 selecciones), sumando tres derrotas, nueve goles en contra y, lamentablemente, ninguno a favor.

Esta fue la corta, pero única, experiencia de la selección de China en el Mundial de Corea y Japón 2002.

Inmaculada ronda de clasificación

Como todas las selecciones, la de China inició el sueño mundialista con la ronda de clasificación. Los asiáticos tuvieron muy cerca clasificarse para el Mundial de Francia 98, pero en esta ocasión fue diferente, pues dos de las grandes selecciones de la AFC, Corea de Sur y Japón, no participarían al estar ya clasificadas como organizadoras del campeonato.

El combinado chino, dirigido por Bora Milutinovic (con cuatro mundiales a sus espaldas), superó con facilidad las dos rondas clasificatorias establecidas en la zona de Asia con una superioridad aplastante. De 14 partidos disputados, los dragones lograron 12 victorias y tan sólo una derrota. Además, en el aspecto goleador también fueron superiores: 38 a favor y 5 en contra.

China consiguió el billete para su primer Mundial de manera brillante y contando en sus filas con jugadores que destacaban en Europa como Sun Jiahi (Manchester City), Fan Zhiyi (Dundee FC) o Yang Chen (Eintract Frankfurt).

En el mismo grupo que Brasil

A China no le asustaba el gran reto que suponía disputar su primer Mundial, pero el azar de los emparejamientos la encuadró en el Grupo C, junto a Costa Rica, Turquía y Brasil. Si, en su debut mundialista, los chinos se enfrentarían a la canarinha, a la selección de selecciones, a la tetracampeona del mundo.

Una vez realizado el sorteo, la selección china sabía que debutaría contra Costa Rica, seguidamente se enfrentaría a Brasil y cerraría la fase de grupos jugando contra Turquía. El martes 4 de junio de 2002, en Gwangju, empezaría el sueño de todo un país.

China vs. Costa Rica 0-2

El combinado nacional chino se presentaba ante el mundo en un partido que le enfrentaba a la selección de Costa Rica. Los ticos, disputaban su segundo Mundial y sabían que si querían asombrar al igual que hicieron en la Copa de Oro 2002, en la que fueron subcampeones, los rivales a batir eran China y Turquía.

Selección de China

Xu Yunlong y Paulo Wanchope disputan un balón durante el encuentro.

Obviamente, se enfrentaban las dos selecciones con menor nivel del grupo y eso le valió a Costa Rica para aprovecharse e su teórica superioridad. La selección de China aguantó muy bien a los centroamericanos, pero vio como en tan sólo cuatro minutos sus rivales echaban por tierra todo el trabajo realizado.

Tras un primer tiempo sin goles, el delantero costaricense Ronald Gómez abrió el marcador en el minuto 60 y en el 64′, sirvió el segundo a su compañero Wright, que de cabeza anotó el que sería el definitivo 0-2.

China empezó su andadura en el Mundial con derrota y su técnico, Bora Milutinovic vio truncado su récord de imbatibilidad en estrenos mundialistas, pues en los cuatro anteriores, dirigiendo a México (’86), la misma Costa Rica (’90), Estados Unidos (’94) y Nigeria (’98), siempre había salido victorioso del primer partido del Mundial.

Brasil vs. China 4-0

Si contra el rival con el que podían existir más expectativas de puntuar se acabó perdiendo, contra Brasil era prácticamente imposible pensar en puntuar. Bien es cierto que en el fútbol puede ocurrir cualquier cosa y que el mismo seleccionador de la canarinha, Luis Felipe Scolari, hablaba de “respeto a China” en la rueda de prensa previa al partido, pero jugándose la clasificación a octavos y comparando cualquier aspecto de las dos selecciones, el partido era claramente amarillo. Además, los dragones no podían contar con sus máximos referentes en el terreno de juego, Sun Jiahi y Fan Zhiyi, al encontrarse ambos lesionados.

Selección de China

Roberto Carlos le marcó a China de lanzamiento de falta. / EPA.

En el estadio de Jeju, en Seogwipo, la presión de China, que formó íntegramente con jugadores de la Chinese Jia A-League, fue cuasi inexistente en los primeros intercambios del partido, evidenciando la falta de oficio de una selección muy joven. El 0-0 inicial duró relativamente poco, pues en el minuto 12, Roberto Carlos inauguraría el marcador al transformar de manera perfecta un lanzamiento de falta desde la frontal del área. La Muralla China se traspasó con facilidad.

Desde ese momento, el juegó de Brasil fue en ascenso y en el 32′, Rivaldo remató, libre de marca, un centro desde la izquierda servido por Ronaldinho para colocar el 2-0. La defensa de China dejaba demasiados espacios libres y Brasil, rápida y confiada, lo aprovechaba. El marcador señalaba el minuto 45 cuando Ronaldo se escapó y entró en el área. Allí, fue derribado por Du Wei y el colegiado señaló penalti. El encargado de lanzarlo fue Ronaldinho, que con un disparo fuerte y colocado a derecha, batió al portero Jiang Jin. La superioridad de Brasil estaba patente en todas las facetas del juego y dejaba a China con un cuarenta y cinco minutos por delante y un marcador de 3-0 en contra.

Selección de China

Sin demasiada oposición, Rivaldo marcó el segundo gol a China.

La selección de China jugaba por orgullo, pero e el minuto 56 Brasil sentenció, aún más, el encuentro. El centrocampista brasileño Cafú controló un balón en la banda izquierda y, aguantando la presión de Li Weifeng, centró para que Ronaldo, en boca de gol, redondeara el marcador con el definitivo 4-0.

Al termino del encuentro, Brasil se clasificó para los octavos de final y China sabía que tras el último partido de la fase de grupo contra Turquía, tendría que hacer las maletas para volver a casa.

Turquía vs. China 3-0

Para China, el tercer partido de la fase de grupos, disputado en Seoul, se presentaba como la oportunidad de conseguir los primeros puntos en un Mundial. Sin embargo, su rival, Turquía, necesitaba imperiosamente la victoria, pues era lo único que le valía para tener opciones de clasificarse para la siguiente ronda.

Dicho esto, desde el primer minuto del encuentro, se pudo ver a una Turquía enchufada y que no quería correr riesgos innecesarios contra el que había demostrado ser el rival más flojo del grupo. De esta manera, cuando el marcador señalaba el minuto 9, los otomanos ya ganaban por 2-0. En el 6′, Hasan Sas se deshizo con facilidad de la débil presión de los defensas chinos e inauguró el marcador con un fuerte disparo cruzado desde dentro del área. Tres minutos después, Bulent Korkmaz ampliaba la ventaja con un afortunado remate de cabeza.

Selección de China

Hasan Sas acabó con las posibilidades de China a los 6 minutos de juego.

Pese a que el encuentro estaba cuesta arriba, China no se rindió y dispuso de alguna ocasión para marcar antes de llegar al descanso. Un cabezazo de Li Weifeng se marchó fuera y un remate de Yang Chen acabó estrellándose en el poste derecho de la portería defendida por Rustu.

En la reanudación, China dispuso de nuevas ocasiones para recortar distancias, aunque todas ellas muy tímidas en comparación a las llegadas de los turcos. Por si fuera poco, en el minuto 59, el colegiado expulsó con roja directa a un joven Shao Jiayi por una dura entrada sobre Emre. Con inferioridad numérica llegó la sentencia para los dragones. Umit Davala, en el 85, marcó de volea al rematar un centro llegado desde la izquierda. Este 3-0, combinado con la victoria de Brasil contra Costa Rica por 2-5, permitió a Turquía avanzar a los octavos de final.

El premio fue la experiencia

Visto esto, China pagó la novatada en su primer Mundial. Encuadrada en el mismo grupo que Brasil, que acabó ganando el torneo, y Turquía, que cosecharía un histórico tercer puesto, el juego de la selección china no fue rival.

Como en todo, los tiempos cambian y también lo hacen para el fútbol chino. Ahora, con una selección más madura, espera obtener el gran resultado que todo equipo merece en la Copa de Asia 2015.

Xavi Falgueras
Welcome

Xavi Falgueras

"Si realmente quieres ver fútbol, tienes que concéntrate los 90 minutos. Suelo compararlo con el teatro. Si vas a ver una obra debes estar atento hasta el intermedio. Luego te tomas un descanso, comentas lo sucedido y vuelves a sentarte para ver el segundo acto. El fútbol es igual".
Xavi Falgueras
Welcome

Latest posts by Xavi Falgueras (see all)

Comments

comments