Y la nueva estrella es para Argentina.

Y la nueva estrella es para Argentina.

Llega a su final la octava edición de la copa mundial de la FIFA de fútbol sala, este año celebrada en Colombia y por primera vez en la historia, ni Brasil ni España han sido campeonas, lo ha sido Argentina.

Totalmente merecido el título de la albiceleste que ha sido la selección más compacta y regular que hemos visto a lo largo del campeonato y tras alzarse con el campeonato de América, cerraba este gran ciclo colocando su primera estrella en el pecho (aunque juegue con dos por los mundiales de fútbol).

La final comenzó como comienzan todas las finales, con los dos equipos más pendientes de no encajar gol que de meter en la portería rival y con el transcurso de los minutos, parecía que esto se iría al descanso de esta manera. Pero cuando se trata de fútbol sala y más en la final del mundial, puede pasar de todo. Y sería el de siempre, Eder Lima quien abriría la lata tras una jugada de pizarra que se embarulló en el area y que el pívot ruso-brasileño no cejó en su empeñó hasta que entrara dentro. Pero poco les iba a durar la alegría a los de los Urales, ya que apenas un minuto despues un tiro de Borruto que detuvo Gustavo, lo aprovecho Rescia para brindarle a Alamiro Vaporaki el 1-1. Tras esto, los rusos se vinieron abajo y los argentinos dominaban el choque y tras una falta absurda a 30 segundos del final, propiciaba que Cuzzolino pusiera el 2-1.

Argentina levanta la Copa del Mundo.

Tras el paso por vestuarios, fue de nuevo Eder Lima quien empataría el choque con un tremendo gol a la media vuelta tras pase de Robinho. Pero en apenas 1 minuto y medio Argentina dio la vuelta al marcador. Primero Alan Brandi a pase de su capitán Fernando Wilhelm batía a Gustavo y apenas segundos después era el propio Brandi quien culminaba una fatástica jugada colectiva. Rusia desde ese momento vivía a cuentagotas y solo por medio de Eder Lima y Chishkala, echaban en falta a Robinho y a eso hay que sumarle que Nico Sarmiento era un auténtico muro impenetrable que detenía todos los balones posibles. Fue a 5 minutos y medio del final cuando Argentina pudo sentenciar desde los 10 metros, pero Zamtaradze evitaría el 5 tanto argentino. Con el portero-jugador ya en pista arriesgaba Rusia y le salía mal al anotar Constantino Vaporaki desde su campo. Rusia se iba a dejar el alma en la cancha y Lyskov recortaba distancias seguido de un 10 metros a falta de 20 segundos que transformaba Eder Lima. Pero Argentina supo aguantar esos 20 segundos y llevarse su primer mundial tras 8 ediciones disputadas.

Fernando Wilhelm, balón de oro del mundial, escoltado por Lima (plata) y Esmaeilpour (bronce).

Una autentica hazaña la que han logrado los Argentinos, con un Diego Giustozzi como entrenador que les ha sabido inculcar un estilo propio y que ha funcionado y quien más se lo merece de todos, es Matías, que tras 4 años de calvario y sufrimiento por fin el fútbol sala le sonríe. Además como distinción individual, Fernando Wilhelm se llevó el balón de oro, Ricardinho fue la bota de oro y Nico Sarmiento el guante de oro. Tenemos rey mundial por 4 años pero esto no termina aquí, el fútbol sala mundial vuelve en diciembre con el mundial femenino en Portugal, no nos lo perderemos.

Saúl Pollán

Saúl Pollán

Jefe Redacción Fútbol Sala
Subdirector de Falso9SportsTD
Saúl Pollán

Latest posts by Saúl Pollán (see all)

Comments

comments