#Las5Blaugranas | La tercera Champions, el primer triplete

#Las5Blaugranas | La tercera Champions, el primer triplete

Si recordar es volver a vivir, vale la pena recordar y revivir la edición de la Copa europea de Campeones temporada 2008- 2009 disputada entre el Manchester United FC y el FC Barcelona el 27 de Mayo de 2009 en el estadio Olímpico de Roma.

Dirigidos por el legendario Sir Alex Ferguson, los Red devils se presentaban como los claros favoritos al haber ganado la Premier por tercer año consecutivo y ser vigentes campeones de Europa. Con una plantilla plagada de estrellas con el balón de oro Cristiano Ronaldo como principal figura, pero rodeado de estelares como Wayne Rooney, Rio Ferdinand o Ryan Giggs entre otros internacionales. Los blaugranas por su parte, venían de una pasada temporada desastrosa por lo que tuvieron que jugar la clasificación previa con el Wisla Cracovia al quedar tercero de la Liga en el anterior curso. Además de llegar a la final apelando a la épica al superar al  Chelsea en Stamford Bridge con gol en el 93ʹ en lo que se conoce desde entonces como el ‟Iniestazoʺ. Era el primer año de Pep Guardiola en el banquillo del primer equipo sustituyendo a Frank Rijkaard, y había conquistado la Liga y la Copa del Rey. Con Lionel Messi ocupando el lugar de Ronaldinho como figura principal, tenía en su plantilla a jugadores del calibre de Thierry Henry, Yaya Touré, Samuel Etoʹo y cuatro miembros del equipo español  campeón de la Eurocopa del año anterior. De salir victorioso, pasaría a la historia como el primer equipo español en conseguir el triplete.

Iniesta, con un golazo, dio el pase al Barça a la final de la Champions del año 2009. Aquella noche será recordada por el "Iniestazo". Imagen: sportyou.es

Iniesta, con un golazo, dio el pase al Barça a la final de la Champions del año 2009. Aquella noche será recordada por el “Iniestazo”. Imagen: sportyou.es

Pero no era tarea fácil. Las bajas por lesión y sanción de pilares de la defensa como Dani Alves, Rafael Márquez y Eric Abidal parecían dejar al equipo en posición vulnerable y a merced del contrario que dominaba la transición defensa-ataque con maestría. Si los volantes Devils lograban surtir de balones a Cristiano Ronaldo y Rooney, pondrían en serios apuros a una defensa poco habitual con Yaya Touré como central y Carles Puyol en el lateral derecho. Territorio no desconocido para él, pero poco visitado. Silvinho y Piqué completaban la línea defensiva. La disputa por el centro del campo iba a resultar definitiva. Y ambos equipos disponían de elementos para lograr dominarla aunque con estilos diferentes. El United con un estilo más vertical, con formación 4-4-2 con Rooney y Cristiano en punta más los volantes que acompañaran. El Barça más metódico y elaborado. Con un parado 4-3-3 y el estilo que llegaría a conocerse como el ‟tiki takaʺ que buscaba controlar el balón en toques cortos hasta poder filtrarlo a quien estuviera mejor posicionado en el ataque. Sabiendo como jugaban los dos equipos, sabíamos la trama de la película, pero el final lo escribirían los protagonistas.

Era la primera ocasión que el crack portugués y la emergente estrella argentina se enfrentaban y existía algo de morbo por saber cuál de los dos podría posicionarse como la primera figura mundial. Al principio dio la impresión de que Cristiano Ronaldo inclinaría la balanza a su favor creando las mejores oportunidades para su escuadra. La más clara, apenas al minuto y medio un rechazo de Valdés a disparo del luso que el coreano Park contrarremató, pero Piqué bloqueó al barrerse milagrosamente para la causa culé. Pero poco a poco ‟La pulgaʺ fue ganando protagonismo. Dejaba su zona de falso 9 para bajar a desahogar a su línea media y ganar control y salida de balón. El primero en acertar fue el equipo catalán. Temprano en el encuentro, Andrés Iniesta enfiló rumbo al área de los ingleses acumulando rivales. Rodeado por Evra, Carrick y Anderson, cedió a Etoʹo que entraba al área por el lado derecho de su ataque. El camerunés aprovechó que Ferdinand salió a tapar al de Fuentealbilla, y de un recorte se sacudió la marca de Nemanja Vidic para sin pensarlo dos veces rematar con la derecha ante la estirada de Carrick quien se barrió tratando de bloquear el disparo. El portero Van der Sar alcanzó a manotear al balón, pero no lo suficiente para evitar que horadara su meta. El gol le dio un sentido diferente al partido, corría apenas el minuto 9.

El repaso del partido es una acción de peligro tras otra por ambas partes. Virtuosos ambos equipos del manejo del balón, lograban preocupar al rival con facilidad, pero fallaban en su intento por anotar. Todo un espectáculo de las dos partes que se enfrascaron en un duelo de triangulaciones, desbordes y regates sin dar ni pedir cuartel. Sin descuidar el dibujo táctico, permutaban para tratar de confundir al contrario con movimientos ensayados y provocar el error que abriera las puertas al arco. Cualquier resquicio era aprovechado, pero siempre surgía la cobertura o la pierna salvadora de quién sabe dónde. En la segunda parte, ingresaron Tévez y Berbatov que reforzaron el ataque pero se produjeron más espacios en el centro del campo. Era un ir y venir continuo para beneplácito del público que no dejó de alentar a los suyos.

Tuvieron que pasar otros 60 minutos de partido para que por medio de Messi, el Barça lograra el tanto de la tranquilidad. Cuando Xavi Hernández -a la postre mejor jugador del partido- vio a Messi suelto en medio del área, no lo pensó dos veces y mandó el centro.  El pequeño argentino saltó  en medio de la defensa y pareció suspenderse en el aire ante la sorpresa del gigante Rio Ferdinand que quedó como inmóvil testigo de cómo éste remataba con golpe de cabeza al palo contrario del meta holandés, que apenas hizo el intento por detenerlo. Era el primer gol de Messi ante un equipo inglés, y de qué manera.

El vuelo de Messi imparable para el gigante holandés. Imagen: goal.com

El vuelo de Messi imparable para el gigante holandés. Imagen: goal.com

Varios fueron los intentos del Manchester United, que no dejó de luchar hasta que el árbitro del partido, el suizo Massimo Busacca, pitό el final del partido. Fue la tercera Copa de Campeones de Europa para el FC Barcelona ante un gran rival, en un gran escenario y desplegando un gran fútbol. A esto, hay que añadirle el mérito de ser el primer equipo español en lograr el triplete, que les garantizaba un lugar en la historia del fútbol español y mundial.

Comments

comments