Villarreal-Barça: un precedente atractivo

Villarreal-Barça: un precedente atractivo

Esta temporada el Fútbol Club Barcelona, en la Liga española, se ha caracterizado por las sorprendentes derrotas en duelos inesperados y las victorias en campos contrarios de máxima exigencia (Santiago Bernabéu, Vicente Calderón, Sánchez Pizjuán, San Mamés o Cornellà-El Prat). En la lista anterior de estadios de equipos de la primera división, no aparece el Madrigal (o Estadio de la Cerámica, como se conoce comercialmente desde ese 8 de enero). En aquel partido de la primera vuelta ambos equipos jugaron a sus estilos y terminó con un empate a uno. Un partido muy disputado que tuvo de todo.

Los de Luis Enrique afrontaban el partido con un once formado por: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Mascherano, Digne; Busquets, André Gomes, Iniesta; Messi, Suárez y Neymar. El Villarreal, por su parte, salía con todo lo disponible y sobre todo, con la que, en aquella jornada, era la mejor defensa de la Liga. Jornada 17 y se enfrentaban el mejor ataque contra la mejor defensa, hasta la fecha.

El partido empezó con los dos equipos muy activos. Por una parte, un Villarreal paciente, esperando atrás y muy agresivo cuando al Barça le tocaba empezar desde atrás. Los de Marcelino ejecutaban una alta presión, uno de los puntos más débiles del Barça en aquel inicio de año. Más adelante otros equipos harían daño al conjunto catalán con la misma idea de presión. Por otra parte, el Barcelona, liderado por Iniesta, era consciente de la importancia del encuentro. Si quería seguir en el segundo lugar de la tabla necesitaba una victoria.
Se llegó al descanso con el empate inicial (0-0) en el marcador con los dos conjuntos muy activos. En un partido muy vistoso con ocasiones para ambos, el Barcelona dominó de manera ligera mientras que el Villarreal avisaba a la contra del daño que podía hacer.

Bruno desviando el chut de Messi con la mano.

Bruno desviando el chut de Messi con la mano.

En la reanudación de la segunda mitad, el Villarreal recuperó cerca de su área y en apenas un par de toques, hilo una buena jugada que sirvió para que Pato pusiera en profundidad a Sansone el balón del 1-0. El italiano conseguía su séptimo gol en la competición liguera. Desde ese momento, el férreo muro defensivo del Villarreal puso más hombres de vigilancia. El Barcelona con el avance de los minutos, fue animándose con el balón pero no acabó de generar demasiadas ocasiones peligrosas de gol. Salvo una de Messi al palo y otro remate del argentino que salvó Bruno con la mano, como si de un portero se tratara. El árbitro se tragaba un claro penalti.
En el minuto 90 el colegiado señaló una evidente falta al borde del área y Leo Messi hizo el resto. Libre directo imparable al fondo de la escuadra derecha, nada pudo hacer Sergio Asenjo. El Barcelona consiguió un empate ‘in extremis’ en un disputado partido.

Este sábado el Barça recibe al submarino amarillo en el Camp Nou. Si los blaugranas quieren pelear por la Liga deben asegurarse de que los tres puntos se queden íntegramente en la capital catalana.

Comments

comments