10 RAZONES PARA UNA ROMA 10 (DE 10)

AS ROMA

La AS Roma suma 10 de 10 en una 2013/14 para la historia

Sorprendente e ilusionante Roma en esta nueva temporada. La 2013/14 será recordada sin duda como la temporada en la que Rudi García, ex de un Lille triunfador, está poniéndolo todo para llevar a la Roma a su sitio: la cabeza de la Serie A.

Hacía muchos años que la AS Roma no daba la imagen mostrada estas semanas. Líos de vestuario, problemas institucionales, poco orden en los partidos… Algo pasaba en la roja capitolina, pues no se daba pie con bola. En este sentido, damos las 10 claves que han hecho a la Roma, de nuevo, lo que era: un 10.

CLAVE 1: Sin refuerzos, no hay campaña.

Mucho se habla de los pasados mercados de fichajes de la Roma. Su mala suerte y el fichar jugadores fuera de lo que el equipo pedía futbolísticamente hablando le han hecho vagar por la Serie A con más pena que gloria. Ejemplos como los de Osvaldo, Stekelenburg o Cicinho enturbiaron las últimas temporadas. En cambio, este año se apostó por fichajes futbolísticamente aptos, como es el caso de Strootman, De Sanctis o la incorporación de Ljajic. Esa reactivación de un mercado útil y no de nombres ha hecho a la Roma más fuerte.

CLAVE 2: Sin miedo a vender.

Las bajas también son claves. Si en el pasado la Roma temía vender a sus estrellas por el simple miedo a un pobre rendimiento, ese tiempo ya es historia. Lamela (al Tottenham) y Marquinhos (al PSG) marcan una nueva idea de vender y reforzar para ser conscientes de las aspiraciones y posibilidades económicas del club. Arcas llenas y jugadores con ánimos renovados. Rudi García no lo quiere caro, lo quiere eficiente.

CLAVE 3: Un técnico ganador, nada de cerrojos.

Rudi García no es un técnico defensivo. Si en algo mostró su capacidad para crear equipos ganadores y ofensivos fue en el Lille francés. Donde ya fuera jugador en los 80, Rudi pudo aprovechar un equipo joven y con mucha ambición para conquistar una Ligue 1 y una Copa. La fuga de estrellas como Debuchy, Sow o Hazard debilitó a un equipo reconocido por sus resultados, pero aún más por su juego. En la Roma se espera conquistar la Serie A y conseguir así plaza para la Champions League. De momento, tienen un jefe que sabe el camino.

CLAVE 4: Todo, depende del juego que desempeñes

Desde la época dorada de los Totti, Cassano, Adriano, la Roma no conocía un juego tan completo y peligroso. Ningún rival ha podido contrarrestar aún la potencia y efectividad de este equipo. De los diez partidos jugados, la Roma ha ganado los diez. Treinta puntos de treinta posibles es el premio a un juego compensado y con calidad. Toque y juego directo, utilizados con inteligencia. Las bandas de Maicon y Balzaretti surten de balones y arrancadas a dos delanteros con mucho gol: Totti y en ocasiones, el killer Borriello. Todo eso, junto con un mediocampo de los de antes, con un jugón llamado Strootman, un genio con nombre serbio, Pjanic y un candado de nombre De Rossi, hace las delicias de los romanos que visitan el Olímpico. Este año, la Roma pinta bien, sino que pinta bonito.

CLAVE 5: Sin defensa no hay ataque.

Y es que el equilibrio es un difícil gol que marcar. Y más tras la marcha de un elemento como Marquinhos. Castán, Benatia y Romagnoli se reparten los minutos de la figura del central, con una idea clara: la portería no se toca. El talento de Dodo, además, figura joven este año de la Roma, permite dar descanso a grandes como Balzaretti. En la otra banda, Maicon, vive una segunda juventud en la que fue su casa en su etapa en el Inter. La defensa está completa.

CLAVE 6: Si no te marcan, no te ganan.

El Nápoles le dejó ir tras el fichaje de Pepe Reina, pero no se iría para no jugar más. La roma vio en De Sanctis al portero seguro, completo y conocido que buscaba. Lobont despertaba alguna duda y urgía un portero que cerrara por completo la portería romana. Con 36 años, experiencia en media docena de clubes y un palmarés digno, De Sanctis coge el testigo de Stekelenburg en una Roma necesitada de manos fijas y seguras. Su edad no asusta, ahí está Buffon, y está significando la garantía final de una Roma a la que es imposible marcar, como demuestran sus últimos 6 partidos con el marcador romano a 0.

CLAVE 7: La juventud prefiere a la experiencia (y viceversa).

Se lleva oyendo ya unos años que el problema de la Roma era combinar la juventud que destacaba con los pesos pesados del vestuario… bendito problema. Rudi García parece tener la clave que no tuvieron ni Zeman ni Luis Enrique. Gente joven y con energía combinan a la perfección con el empuje, la garra y la experiencia de cracks experimentados. Totti, De Rossi o Borriello casan a la perfección con los Dodo, Jedvaj, Florenzi o Destro. Sus carreras van a la par y los unos deben aprender de los otros. Ninguno sobra.

CLAVE 8: Miedo.

Hay algo que valorar en los conjuntos de Rudi García. Pueden no tener CR7´s ni Messi´s, pero meten miedo. Hacen jugar, luchan, tocan el balón, se mueven en bloque… son muy eficientes. Los rivales de la Serie A ya no van al Olímpico ni reciben a la Roma con la impresión de poder pintarles la cara… la Roma es la que era. Una loba furiosa.

CLAVE 9: El capitán.

Totti es siempre Totti. Los románticos lo entienden. Es medio equipo. La pasión en el campo, el arrojo, la calidad… el gol. Mucho ha evolucionado este muchacho desde que vistió por primera vez la elástica Giallorossi allá por 1993. Su posición ha cambiado, el ariete baja ahora a indicar por dónde se debe ir para acabar con el rival. El capitán sigue aquí, todo irá bien.

CLAVE 10: La Roma es la Roma.

El equipo con más hinchas de toda Italia, merece estar donde le corresponde. La afición lleva en volandas a sus mitos, jóvenes o viejos, hacia un nuevo amanecer del fútbol de la capital. Muchos años se ha esperado, pero todo tiene su recompensa. El estadio Olímpico canta de nuevo con su equipo, canta de nuevo al son de victorias en un Imperio que siempre debió ser romano.

Miguel Á. Ruiz
Sígueme

Miguel Á. Ruiz

Director de F9 internacional y redactor de F9. Aficionado al fútbol nacional e internacional, retro y actual. Muy de Garrincha, Cruyff y Baggio. Crecí al ritmo de Guardiola, Deco y Xavi. Adoro a Raúl y a Ronaldinho. Tengo suerte de ser testigo de la época de Messi y Cristiano.
Miguel Á. Ruiz
Sígueme

Comments

comments