Balance del Europeo de Polonia

Balance del Europeo de Polonia

Aún con la resaca de estas últimas intensas semanas del mejor balonmano que nos ha brindado el Campeonato de Europa celebrado en Polonia, es un buen momento para hacer un balance de todo lo sucedido en este torneo que ha coronado a Alemania con el oro continental, España se quedó con la plata y el bronce fue para Croacia.
Pero en un Campeonato como éste se pueden sacar muchas más conclusiones y hacer un análisis de mayor profundidad teniendo en cuenta el rendimiento de todas las selecciones, especialmente aquellas que estaban llamadas a hacer algo importante o por el contrario las que han sorprendido y se han colado en las fases definitivas.
Es de justicia empezar por el campeón, una selección alemana que a pesar de acudir con las bajas tan importantes como: Uwe Gensheimer, Patrick Groetzki, Patrick Wiencek, Silvio Heinevetter y Paul Drux. Con este panorama y la juventud del resto del bloque pocos podían presagiar este gran éxito. Una Alemania que había estado fuera de los últimos grandes Campeonatos y que confió al islandés Dagur Sigurdsson para devolverla a la élite. Ya en Qatar, previa invitación de la IHF, tuvo un muy buen papel y ahora en Polonia se ha acabado de conformar el gran trabajo realizado y el potente bloque formado que además tiene un largo recorrido porque se caracteriza por la juventud de la mayoría de sus jugadores.
Y eso que el comienzo no fue fácil, con derrota en el debut ante España, pero después todo han sido triunfos. Cimentada en una gran solidez defensiva con un Wolff en estado de gracia todo el Campeonato, riqueza ofensiva y grandes variantes tácticas. En definitiva, mucho mérito el de este equipo que se ha llevado el Europeo con total justicia.

Alemania gran triunfadora de este Europeo

Alemania gran triunfadora de este Europeo

Otra selección que ha destacado por la vistosidad de su juego y su gran rendimiento, ha sido Noruega que sólo fue parada en semifinales ante la propia Alemania y en la prórroga. El equipo noruego ha ido superando fases con victorias de mucho mérito como la que eliminó a Francia pero además lo hacía jugando uno de los mejores balonmano que se han visto en este Europeo.
En el polo opuesto habría que poner el capítulo de decepciones o al menos de equipos que no han cumplido con las expectativas creadas a priori. Igual no es justo decir que Francia ha sido una decepción, la que llegaba como actual campeona de Europa, Mundial y Olímpica; pero la verdad que su trayectoria ha sido muy irregular, quedándose fuera en la Main Round con su derrota ante Noruega. Es de esperar que los franceses esperen a que pasen los Juegos de Río para empezar a hacer una regeneración de este equipo que ya es historia de nuestro deporte. Más decepcionante si cabe es el enésimo fracaso de Dinamarca, una selección que siempre arranca entre las favoritas pero que se acaba quedando por el camino, como esta vez que no pasaba a semifinales tras empatar con Suecia y caer ante Alemania. Y por último, otra decepción ha sido la anfitriona y más si cabe teniendo en cuenta que llegaba al último partido con todo a favor para meterse en semifinales pero incomprensiblemente era apalizada por Croacia cuando nadie daba nada por ella.
Y cerramos este análisis con nuestra selección, la España de Manolo Cadenas que ha logrado una medalla de plata que suma a los éxitos que viene consiguiendo en los últimos años en los que desde 2011 no ha faltado a ninguna semifinal de todos los Campeonatos disputados. Comento primero este dato porque no es justo quedarnos con el mal partido que los Hispanos disputaron en la final ante Alemania, totalmente desconocida; o la trayectoria irregular a lo largo del Campeonato.

España se hizo con la medalla de plata

España se hizo con la medalla de plata

Creo que estos aspectos no hacen sino que aumentar el mérito de esta generación que nos tiene tan mal acostumbrados que corremos el riesgo de normalizar los éxitos y el día que no lleguen se pueda ser injustos con un grupo que está llevando a nuestro balonmano a la élite mundial y que consigue enganchar a muchos aficionados de otros deportes gracias a su entrega, sacrificio y sencillez ante lo que se presente, sea esto más o menos positivo.
Por todo ello, personalmente creo que tiene mucho mérito la regularidad de nuestra selección en todos los Campeonatos y evidencia que en este país, a pesar de las enormes trabas, el balonmano está muy vivo; y con las selecciones inferiores obteniendo también buenos resultados, que reflejan el buen trabajo que se está haciendo desde la base para seguir garantizando un buen futuro a nuestra selección absoluta… eso sí, aunque a los nuestros les toque emigrar a clubes extranjeros por la precaria situación económica que atraviesan los españoles.

Comments

comments