Yoichiro Kakitani, un rubio de Osaka por Suiza

Yoichiro Kakitani, un rubio de Osaka por Suiza

Ya está. El culebrón del verano en Japón se ha acabado. Y no, no ha sido una telenovela en la que la típica niña de papá se enamora de un chico malo. En este caso, ha sido el Basilea quien ha caído en las redes del que para muchos ha sido el mejor delantero de la

J.League en los últimos dos años, y será jugador del club suizo a cambio de 4 millones de euros, uno por cada temporada que aparece en su contrato. El talentoso futbolista, ex de Cerezo Osaka, intentará triunfar en Europa, en una liga adecuada para seguir creciendo sin que se le exija demasiado. Pero no solo eso, además tendrá la oportunidad de jugar la maravillosa Champions League de la UEFA, que le puede servir de escaparate al mundo de cara a un futuro no muy lejano. ¿Qué más se le puede pedir a la vida, querido Yoichiro?

ASÍ JUEGA

Kakitani es un delantero peculiar. Pese a considerarse normalmente un punta, no es ni mucho menos una referencia ofensiva para su equipo, ni tampoco un gran goleador. La libertad y movilidad que se toma sobre el césped hacen que sea preferible que tenga un acompañante -otro delantero centro- a su lado. Partiendo desde la zona más avanzada del campo, baja hasta una zona más media para desequilibrar. Su asombrosa velocidad de movimientos y capacidad de reacción hacen que se trate de un futbolista imprevisible y difícil de marcar, ya que además es rapidísimo en el giro: puede jugar de espaldas para decantarse hacia la portería de golpe y probar el disparo, otra de sus especialidades debido a su espectacular lista de recursos.

Es muy bueno técnicamente, pero este tampoco es su punto más fuerte. Aunque tiene un control exquisito con ambas piernas -es diestro pero sabe manejar bien las dos-, es difícil verlo regatear en un espacio corto, porque para recortar necesita más espacio, así que funciona mejor con campo en el que correr, puesto que su conducción es muy buena. Es por eso que se siente muy cómodo en contraataques, donde su inteligencia encuentra siempre una zona libre qué atacar y su potencia y endiablada velocidad provocan que muchas veces se zafe de sus contrincantes sin excesivas complicaciones. Otra de las ventajas de su capacidad de leer el juego es que su último pase es muy temido. Al encontrar el desmarque en zonas donde otros no pueden, en tres cuartos y de banda a banda, tiene más tiempo para pensar, y esto hace que su número de asistencias por temporada se infle considerablemente.

Pero vamos a comentar un poco más detenidamente su capacidad para hacer goles, que es básicamente lo que se le pide a un atacante. En el vídeo de presentación observamos que es capaz de anotar tantos con frecuencia, pero este aspecto es muy relativo en él. La temporada pasada, la de su explosión, destacó por ser un delantero completísimo que aportaba dianas a granel, pues en 34 partidos ligueros consiguió meter el balón al fondo de la red en 21 ocasiones, un dato nada despreciable. Sin embargo, en el presente curso no consiguió marcar ni una sola vez en liga pese a haber disputado 9 encuentros. ¿La razón? Su irregularidad, seguramente. Las estadísticas hablan por sí solas y dicen de este futbolista que nunca se sabe por donde va a salir. Tiene rachas espectaculares de cara a portería, pero puede pasarse meses sin conseguir un gol. Con todo esto, podemos concluir que no es unkiller ni mucho menos, así que no se le puede pedir que sea el principal recurso de un equipo para hacer los goles, pero sí que puede dar puntos en este aspecto en momentos determinados.

SU ROL EN CEREZO OSAKA

En su antiguo club, Kakitani era habitualmente uno de los dos delanteros que conformaban el 4-4-2 típico de Cerezo. Gracias a ello, podía moverse a sus anchas sabiendo que siempre habría un hombre que se quedaría arriba, como es Forlán. La compenetración entre ambos futbolistas era clave, ya que pese a que lógicamente fue difícil acostumbrarse a sus respectivos juegos, después empezaron a conocerse mejor y supieron como situarse en el campo, teniendo los movimientos de su compañero como referencia. Con esto queremos decir que preferiblemente Yoichiro debe jugar con otro delantero, ya que así puede desarrollar mejor su faceta de pasador y se siente más libre, pero ahí otros roles que podría desempeñar: en algunos tramos de la temporada ha llegado a jugar más escorado a la banda, normalmente la izquierda. Desde ahí tiene incluso más libertad para jugar como él quiere: baja a recibir en zona de centro del campo para combinar, se interna para desequilibrar por el medio, e incluso se permite llegar al área contraria para rematar.

Quizás sea también por sus características que no jugó demasiado con la selección japonesa, y que cuando lo hizo no brilló demasiado. El problema de los ‘samurai blues’ es claramente la punta de ataque, una de las pocas posiciones que varían considerablemente, ya que la zona de mediapuntas tiene unos nombres bastante fijos. Es por eso que el único puesto real de Kakitani habría sido el de punta, ya que el esquema de Zaccheroni era un 4-2-3-1, pero su falta de experiencia y su mala adaptación en esa demarcación hicieron que su actuación en el Mundial fuera un poco gris.

Así era normalmente el ataque de Cerezo con Kakitani, que adquiría total
libertad ya que estaba acompañado por muchos hombres en la misma zona.

Pero ojo, no todo son flores para Yoichiro. El que será jugador del Basilea a partir de esta temporada está tildado de prepotente e irresponsable. Su carácter hostil y perezoso le han alejado muchas veces de la gloria del fútbol mundial. Siendo juvenil, sobresalía tanto de los demás chicos que sus entrenadores le otorgaban el título de ‘futura gran estrella japonesa’, incluso por encima de Shinji Kagawa, por lo que podría haber dado entonces el salto a Europa, pero sus aires de superioridad, su polémica conducta y su aparente falta de interés -fuentes cercanas afirman que llegaba tarde a casi todos los entrenamientos-, hicieron que volviese a Japón, donde además también fue ‘castigado’ y tuvo que ir a jugar al Tokushima Vortis, por aquel entonces en segunda división. Destacaba tanto en esa categoría tan inferior para él que Cerezo decidió hacerlo jugador importante del primer equipo y el futbolista ha respondido con varias exhibiciones. Pero que tengan cuidado, porque si no se le vigila podría acabar mal como tantas otras estrellas que se estrellaron por el camino

Artículo original-> http://www.futbolasia.blogspot.com.es/2014/07/yoichiro-kakitani-un-rubio-de-osaka-por.html

Comments

comments