Qué fácil es arbitrar al Villarreal!!!

Qué fácil es arbitrar al Villarreal!!!

El Villarreal pierde contra en Éibar en el estadio de La Cerámica (2-3), en un partido que no mereció perder de ninguna manera, y en el que sí lo hizo,  fue porque ayer el Sr. Ocón Arráiz del colegio riojano se erigió en el protagonista del partido, con un de los peores arbitrajes en lo que va de temporada y de hace mucho tiempo.

Antecedentes

El submarino después del parón liguero por los compromisos internaciones, quería iniciar este periplo de tres jornadas seguidas en liga en apenas una semana, con una victoria en casa.

Para ello el equipo de Fran escriba se había preparado a conciencia, sabedor que jugaba con uno de los equipos que están más en forma de la liga, y porque entramos en la recta final de la competición, donde todos se juegan alguna cosa, y se compite al máximo.

El submarino contaba con bajas sensibles sobretodo en defensa, donde no pudieron formar parte de la convocatoria ni Víctor Ruiz sancionado, ni Musacchio que llegó algo tocado de los compromisos internacionales con Argentina. A estas bajas hay que añadir las de Asenjo, Cheryshev y Sansone.

Como novedad en el once titular destacar la inclusión de Bonera en el eje de la defensa, y la de Soldado en la punta de ataque acompañando a Bakambu.

Análisis

El Villarreal comenzó el partido muy enchufado y mentalizado de que para conseguir la victoria tenía que presionar la salida de pelota del Éibar en su terreno de juego.

El equipo como es habitual cuando juega en casa, salió presionando muy arriba, jugando a uno o dos toques y con una alta velocidad en la circulación de la pelota.

Fruto de todo esto las ocasiones no se hicieron esperar, y antes de que marcase Roberto Soriano pasado el cuatro de hora, ya se le había anulado un gol a Bakambu por un muy ajustado fuera de juego.

Pero el Villarreal cuando está a gusto se le nota, y durante los primeros minutos lo estaba y se gustaba, por eso tras una buena jugada por banda el balón lo centra Mario al área pequeña donde cabecea Roberto Soriano para batir a Yoel, que solo puede ver como se cuela la pelota en su portería. Ese gol hacia justicia en el marcador y reflejaba lo que se estaba viendo en el terreno de juego.

El Éibar adelanto líneas y con ello empezó a merodear la portería de Andrés Fernández. De hecho dispuso de alguna que otra ocasión sobre todo a balón parado, principalmente por parte de Pedro León.

El partido estaba abierto y ambos conjuntos llegaban a las porterías con suma facilidad. Pero fue el submarino el que a punto estuvo de marcar el segundo tras un espectacular disparo desde fuera del área de Roberto Soldado, que hizo tambalear la portería de Yoel cuando se estrelló en el larguero.

El inicio de la segunda mitad no pudo ser peor para los intereses de los groguets, a los dos minutos de la reanudación en una jugada sin mayor importancia el balón le llega a un jugador del Éibar que disputa la pelota con Álvaro, el defensa le gana la posición y el delantero acaba perdiendo la pelota y se deja caer, y el árbitro incomprensiblemente señala penalti. Verlo para creerlo!. El defensa ni toca al atacante como ha quedado patente en las imágenes de televisión vistas diferentes tomas, y lo más triste permítanme que lo diga,  es el teatro que le echa el jugador del Éibar que se empieza a tocar la pierna como si le hubiese hecho mucho daño. La pena máxima se encarga de transformarla Pedro León.

Acto seguido un clarísimo penalti a favor del Villarreal tras dar la pelota en la mano de Lejeune a centro de Mario no es sancionado por el colegiado.  Me niego a creer que ni el árbitro ni su asistente viesen esas manos, cuando se vieron hasta desde las gradas del estadio.

Con el Villarreal descentrado por los acontecimientos, los armeros supieron pescar en rio revuelto para marcar el segundo gol tras una buena jugada de los visitantes por banda derecha.

Con más corazón que cabeza el submarino intentaba centrarse otra vez en el partido, pero las pulsaciones iban a mil por hora, lo que propicio un error de Jonathan dos Santos que le dejo el balón a Inui que se plantó delante de Andrés para batirle de fuerte disparó que se coló por la escuadra.

El Villarreal en los últimos minutos marco el segundo gol obra nuevamente de Roberto Soriano, al rematar un balón que quedó suelto en el área del Éibar. Un gol que hizo albergar una última oportunidad de empatar en encuentro, cosa que no paso y el submarino aabo perdiendo un partido que no mereció perder bajo ningún concepto.

Conclusiones

Permítanme que exprese mi malestar con las últimas polémicas que se están dando en los arbitrajes que está recibiendo últimamente el Villarreal. Que fácil es pitar al equipo amarillo?.

Un equipo que nunca protesta, que nunca alza la voz, que nunca se queja,… pero lo de ayer es la gota que hace rebosar el vaso, un arbitraje como el de ayer es indigno de la llamada la mejor liga del mundo. Ustedes creen que este arbitraje será tomado en cuenta por el colegio de árbitros, como referencia para enseñar a los futuros colegiados? Pues eso, si presumimos de tener la mejor liga del mundo, presumamos de tener a los mejores colegiados.

Ayer el Villarreal no pudo ganar, porque a pesar de hacerlo casi todo bien, el señor que tenia que dirigir los derroteros del partido no estuvo a la altura de las circunstancias ni de los contendientes, y así por mucho que quieras es imposible ganar.

No se puede luchar contra los elementos, y menos cuando estos visten de negro.

Sempre endavant Villarreal!

Imagen: http://www.lfp.es

Comments

comments