No hubo resaca tras el parón por selecciones

No hubo resaca tras el parón por selecciones

Importante victoria del Barcelona por 1-4 frente al Granada, que permite a los de Luis Enrique mantener su presión sobre el actual líder, el Real Madrid, y continuar soñando con un nuevo triplete a final de temporada. Suárez, Alcácer, Rakitic y Neymar han sido los encargados de lograr un nuevo triunfo para su equipo en un mes decisivo para el conjunto culé.

A pesar de que las estadísticas para el Barça no son muy favorables tras los parones por Selecciones, el conjunto azulgrana arrancó el choque con ganas de conseguir los tres puntos para no descolgarse. Con un once sin Messi por acumulación de tarjetas y sin Piqué por descanso, el cuadro catalán tuvo un par de ocasiones en los primeros compases, pero no terminó de culminar las jugadas. El Granada por su parte probó crear peligro en alguna opción aislada y se mantuvo pertrechado en defensa para evitar cualquier sorpresa. La nota negativa la puso Rafinha a los 15 minutos de juego, cuando tuvo que ser sustituido por lesión. El jugador pidió el cambio tras notar algunas molestias en el menisco de su pierna derecha, por lo que se vio obligado a abandonar el césped de Los Cármenes y ceder su puesto a Paco Alcácer.

El propio Alcácer tuvo una buena oportunidad para rematar ante el guardameta nazarí, pero el balón se marchó desviado y terminó en posesión del conjunto local. El Barça continuaba dominando el encuentro, pero sin finalizar las jugadas, por lo que el partido seguía abierto y un tanto peligroso para los catalanes. La primera ocasión clara para los culés llegó en el minuto 25, con un maravilloso remate de Luis Suárez que se estrelló en el larguero y que de haber entrado, habría supuesto un golazo. Neymar gozó de otra clara opción a los pocos segundos, pero Ochoa estuvo muy atento para desbaratarlo, mientras el brasileño se desesperaba.

El Barça no cesaba en su empeño de sorprender cuanto antes al Granada, pero una defensa muy bien plantada ponía en apuros a los de Luis Enrique, que veían como un penalti sobre Suárez tras un agarrón claro, caía en saco roto. Eso no hizo otra cosa que motivar al Barcelona aún más si cabe, para marcharse al descanso con ventaja en el marcador, y en esta ocasión, fue Mathieu quien tuvo el gol en sus botas. No obstante, el francés remató muy mal y el esférico salió desviado hacia el lado contrario, para gozo del Granada.

El cuadro catalán vivió en el área del Granada durante toda la primera mitad y eso terminó por dar sus frutos al borde del descanso, cuando Suárez se inventó un golazo de vaselina ante el que Ochoa nada pudo hacer. Con un 0-1 más que justo en el electrónico, se llegaba al descanso a la espera de lo que aconteciera en los siguientes 45 minutos de juego.

Lis Suárez en la celebración de su gol.

Luis Suárez en la celebración de su gol ante el Granada.

Tras el descanso, Paco Alcácer probó fortuna a los pocos segundos de reemprenderse el partido, pero de nuevo Ochoa frustró cualquier oportunidad favorable al Barça. Suárez, con una actuación descomunal, desbordó haciéndose gala de su gran capacidad para moverse por el terreno de juego y desquiciar continuamente a la defensa rival.

Pero todo el trabajo se vio desbaratado con un pase perfecto del Granada, que tras sorprender a la defensa culé, ponía el empate momentáneo en el electrónico con un remate cruzado de Boga. A partir de ahí, el Barça regresó a sus labores de ataque para colocarse de nuevo por delante, pero una y otra vez se topaba con el muro defensivo del conjunto de Lucas Alcaraz. Las decisiones arbitrales tampoco ayudaban demasiado ni a unos ni a otros y los azulgrana se desesperaban en su búsqueda de una victoria que le permitiera seguir con opciones de mantenerse vivo en la Liga. El premio a todo ello llegó en el minuto 64 cuando Paco Alcácer puso nuevamente al Barça por delante con un gran gol, fruto de un magnifico pase de un Suárez que cuajó un excelente partido. Rakitic tuvo tal vez el tercero en sus botas poco después, pero Ochoa fue capaz de enviar el balón fuera del terreno de juego y la sentencia del partido por parte de los catalanes debería esperar.

La internada de Iniesta en detrimento de André Gomes dio algo más salida al esférico, pese a ello, el Barça mostraba dificultades para transformar sus ocasiones y los locales veían esperanzados como el empate era más posible. Aún con todo ello, no fue hasta cumplido el minuto 82 cuando el partido dio un giro contundente. En ese momento, el Granada se quedaba con un hombre menos después de que Uche Agbo viera la segunda tarjeta amarilla, situación que el Barça aprovechó para lograr el tercer tanto, que daba la tranquilidad necesaria al conjunto de Luis Enrique.

La puntilla del encuentro la puso Neymar a pocos segundos del pitido final. El delantero azulgrana se lució con un gran gol a pase de un Paco Alcácer que disputó sus mejores minutos con la camiseta azulgrana, y que daba un premio más que merecido al trabajo constante del brasileño tanto en el día de hoy, como a lo largo de la presente temporada.

Con este resultado, el Barça se reafirma en el segundo puesto de la tabla clasificatoria y sigue poniendo presión al Real Madrid en la pugna por el titulo de Liga, una competición que nuevamente se perfila como una lucha entre dos.

Comments

comments