Messi pone un pie en la final

Messi pone un pie en la final

Partido trepidante en el Calderón. El Barça hizo sangre en la primera parte con dos goles de Suárez y Messi. El Atlético reaccionó en la segunda gracias al gol de Griezmann pero no consiguieron empatar. La eliminatoria se tiñe azulgrana.

El desaguisado del domingo en el Benito Villamarín trajo muchas dudas para el partido de ida de semifinales de Copa contra el Atlético de Madrid. Visitar el campo del rival más incómodo en los últimos años era el viaje menos deseado, tal y como se presentaba la semana. Pero las expectativas lejos estuvieron de la realidad. Cuando aparece el tridente es mejor echar cuerpo a tierra.

El partido se puso de cara tempranamente. Mascherano, que no es el mejor del mundo sacando el balón pero achica como nadie, recupera un balón que cae en los pies de Luis Suárez. El uruguayo encara a Godín, que recula ante la salida de su compañero Savic y tira el autopase para plantarse ante Moyá y cruzársela al palo izquierdo. Minuto 6, 0-1 y la situación inmejorable. El Barça circulaba el balón con velocidad, anulando la presión del Atlético. Messi y Neymar campaban a sus anchas en terreno rojiblanco y sólo las faltas podían pararles los pies. Cuando el argentino se pone a jugar es difícil poner un hándicap. Omnipresente, dirigió ante la falta de Iniesta al Barça entero, bajando a recibir en propio campo, distribuyendo de una banda a la otra, sorteando camisetas rojiblancas a su paso.

Luis Suárez ha abierto el marcador con un tremendo golazo.

Luis Suárez abrió el marcador con un tremendo golazo.

El Atlético lo intentó en la primera parte, pero estaba desdibujado, lento. La gran presión blaugrana dejaba en anhelos los intentos de Yannick Carrasco y Griezmann por avanzar con el balón. Piqué y Umtiti estuvieron inconmensurables. El francés terminó de doctorarse y dejó claro que es la pareja ideal del catalán. Hay central para rato.

De una recuperación de Suárez llegaría el segundo gol el Barça. Los rojiblancos fallaron en la salida de balón y la primera línea culé circuló el balón de banda a banda hasta que Messi recibió en la frontal del área. Lejos de intentar colocarla, el argentino reventó el balón al palo y se coló en la portería defendida por Moyá. 0-2 en el minuto 31 y la sensación de partido acabado se hacía patente. Caras largas en el aficionado rojiblanco y felicidad en el bando culé.

Pero la segunda parte tenía otro guión escrito. El Atlético se fue al quirófano con muy mala cara y entró al campo con ideas renovadas y vivo, muy vivo. El desfibrilador de Simeone resultó efectivo. Latido a latido, coraje y corazón…

Fernando Torres ingresó en el campo por Sime Vrsaljko en el descanso. Torres es un jugador extraño, ya lo dijo Vicente Del Bosque. Un jugador que provoca taquicardias en la parroquia culé, que le tiene cogida la medida al conjunto azulgrana. Conectó una pared con Gabi que dejó solo a éste ante Cillessen. El Atlético empezó a olfatear sangre.

En una falta lejana de Gabi, el Atlético sorprendió a la zaga culé. Godín cabeceó hacia el área pequeña y Griezmann, ganando el salto a Mascherano, recortó distancias y encendió al Calderón. Minuto 58, 1-2. El ex de la Real, adalid rojiblanco, había quedado para ofrecer una clase de fútbol total. Con dos caras, la del delantero que marca y la del defensa que recupera balón en la frontal del área ante el mismísimo Messi. Sin embargo, el delantero argentino también fue solidario y trabajó hasta la misma línea de fondo en un balón con Carrasco.

El Barça realizó varios cambios para dar oxígeno al centro del campo. Denis y Rafinha entraron por Rakitic y André Gomes. La verticalidad del brasileño hizo bastante daño y a punto estuvo el Barça de sentenciar la eliminatoria. Messi estrelló un balón al larguero en una falta. Neymar, con mucho trabajo en banda, mandó un balón al Manzanares, aunque tuvo un partido notable.

Neymar estuvo muy activo durante todo el encuentro.

El Atlético no se dio por rendido y echó el resto al final. Griezmann tuvo otra a bocajarro que sacó Cillessen. Torres a punto estuvo de embocar dos balones a la portería del holandés, que regaló con la mano un balón anteriormente, para falta de ocasiones. Los nervios y la intensidad estaban a flor de piel en el feudo rojiblanco. Neymar y Juanfran las tuvieron tiesas, Mascherano se desquitó al final del partido y Saúl y Koke se pusieron los monos de trabajo en la primera parte. De la amarilla no se salvó ni Messi. El árbitro De Burgos Bengoetxea no se dejó las tarjetas en casa, aunque fue benévolo en algunas acciones.

El Atlético tuvo el empate cerca, pero el Barça, bien colocado, resistió. El gol de Antoine deja la eliminatoria abierta para el Camp Nou.

Comments

comments