5 razones para creer en el oro y púrpura

5 razones para creer en el oro y púrpura

Los Angeles Lakers es uno de los equipos con más seguidores en la NBA, pero a su vez es también uno de los más odiados. Así pues, como Kobe Bryant en la imagen, voy a contar hasta cinco para traeros las cinco razones por las que aún se puede creer en el oro y púrpura, por si alguien había perdido la esperanza. 

1. La nueva generación.

Los Angeles Lakers han tenido dos años consecutivos dos grandes elecciones en primera ronda, en las que se ha drafteado a Julius Randle y D’Angelo Russell. El primero duró 12 minutos la pasada campaña, tras sufrir una gravísima lesión el primer partido de la temporada ante los Houston Rockets de un amado odiado para la afición, Dwight Howard. Para quién no tenga muy situado a Julius Randle, es un ala-pívot que prometía mucho, de hecho los Lakers se podrían haber pegado con un canto en los dientes por tener la suerte de que les llegara a su elección. Una de las comparaciones que más se le han atribuido es el jugador que milita en el equipo vecino, Blake Griffin (Los Angeles Clippers). El juego de Julius Randle puede ser similar al juego que desplegaba Blake Griffin en sus inicios en la liga. Por si esa comparación no les convence, les recuerdo que además Blake Griffin estuvo su primera temporada al completo lesionado, tal y como sucediera con Julius Randle. Blake Griffin volvió de esa lesión mucho más hecho como jugador, y es algo que se espera mucho en los Lakers con Julius Randle. Durante este tiempo ha podido mejorar su tiro, ha adelgazado casi siete kilos, ha podido asistir a todos los entrenos y aprender con los entrenadores y asistentes durante toda la pasada campaña. En definitiva, su adaptación pese a ser un rookie será mucho más rápida de lo que cabría esperar en una situación normal. En definitiva, se espera mucho de “Don Julio”.

En cuanto a D’Angelo Russell, es cierto que es un jugador que viene con las posibilidades muy altas de fracasar, pero si algo necesita esta afición es alegría y diversión. Si alguien ha visto jugar alguna vez a D’Angelo Russell con Ohio State sabrá que si algo no va a sufrir viéndole es aburrimiento. El base tendrá la manija del ataque, y quizás pueda parecer que dirigir el ataque de tal franquicia histórica puede ser algo que le suponga mucha presión, pero hay que recordar que no estará solo en esta tarea. En el quinteto titular se espera que a su lado tenga a Jordan Clarkson, la revelación el año pasado en el puesto de base pero capaz de jugar de escolta. Por si fuera poco en el puesto de alero se espera a Kobe Bryant, que hará las de Point Forward también, sin olvidarnos de un Lou Williams que partirá desde el banquillo pero teniendo un gran protagonismo. Con su buena mano, Russell es capaz de abrir defensas con facilidad, y es un jugador que encuentra muy fácil a sus compañeros, tanto que a veces no se esperan estos sus pases inverosímiles. Su carácter dice mucho de él y es uno de los candidatos al ROY.

“Mi juego es una mezcla de Stephen Curry y Manu Ginobili”

“Llevo el 0 (en Ohio State) porque es el número de jugadores que pueden cubrirme”

Tariq Black, D'Angelo Russell, Julius Randle y Jordan Clarkson.

Tariq Black, D’Angelo Russell, Julius Randle y Jordan Clarkson.

Pero no todo se queda en las dos primeras rondas. El ya mencionado Jordan Clarkson fue uno de los candidatos al ROY el pasado curso, con un gran despliegue y aún mucho por mejorar. En el puesto de center llegó el pasado curso Tariq Black, que puede ser un gran suplente si sigue progresando bien. Jabari Brown se destapó a final de temporada el año pasado como un buen suplente, y podrá contar con minutos desde el banco en la rotación del puesto de base. Anthony Brown es una segunda ronda de este curso, y dejó buenas sensaciones en la SL. No hay que olvidarse de Larry Nance Jr., que también fue drafteado este curso y puede dar mucho que hablar. Además, ha habido algunas firmas como la de Michael Frazier III y seguimos pendientes de saber que va a suceder con Robert Upshaw, un jugador más que apto, pero con problemas serios extradeportivamente hablando, veremos si Kupchack decide arriesgar con un jugador que es literalmente una mala bestia.

2. Las nuevas incorporaciones.

No han llegado los grandes nombres que se barajaban inicialmente. Por muchas especulaciones de afición y prensa, los Lakers se dieron un golpe de realidad, pero eso no quita que se hayan movido bien en los despachos. El fichaje de Roy Hibbert por un paquete de donuts ha sido muy criticado pero es que hay que reflexionar un momento… ¿Qué tienen los Lakers que perder? Absolutamente nada. Dieron los Lakers por él una futura segunda ronda por un jugador que ha llegado a demostrar un nivel superlativo en la liga, aunque ahora se encuentre lejos. ¿Habláis de su contrato? No hay problema. Si sale mal, el próximo verano saltará a la agencia libre y los Lakers volverán a tener mucho capital. Pero… ¿Y si sale bien? Los Lakers tendrían un protector de aro TOP en la liga si recupera su nivel, un jugador capaz también de anotar pero sobretodo, de marcar territorio en defensa a la hora de proteger la pintura. Byron Scott lo tiene en sus manos: objetivo recuperar al mejor Hibbert.

Así lucen las nuevas caras en L.A.

Así lucen las nuevas caras en L.A.

Los hay que ya siendo críticos o cómo decimos nosotros, Haters, que han criticado el fichaje de Lou Williams, que fue votado el mejor sexto hombre del año tras su temporada en Toronto. Como diría Kobe Bryant ante los Haters: “Okay, I see you”. Veremos que es capaz de aportar Lou Williams en un rol que se prevé similar al que tuvo el pasado año en la franquicia canadiense. Jugador poco asistente pero anotador, capaz de abrir la defensa. Quizás pueda asumir una anotación clave desde el backcourt, con Clarkson y sobretodo Russell haciendo más las de asistentes los minutos que estén en pista. Otra cosa bastante sorprendente es el salario con el que ha venido Lou, un salario más bajo de lo que podría haber cobrado tras la temporada pasada. Y oye, que si para tenerlo contento se le tiene que buscar una tercera novia, paseíto con Jim Buss por Venice Beach y arreglado.

El otro agente libre que han firmado los angelinos viene del eterno rival, los Boston Celtics. Desde territorio enemigo viene un Brandon Bass con muchas ganas de trabajar. Si algo ha sido Bass en toda su carrera es un trabajador nato, un jugador de los que no brillan con luz propia pero siempre acaba convenciendo a sus entrenadores. No hará que los Lakers ganen el anillo ni mucho menos, pero si algo aportará será experiencia a un equipo mayormente joven y quizás algo alocado, además de competencia para Julius Randle, jugador que si se relaja no hay duda de que corre peligro porque Bass es ese tipo de jugador que no deja pasar una oportunidad.

Ojo, no os voy a vender la moto de que con todo esto Los Angeles Lakers vayan a ganar el anillo, ni mucho menos. También será incluso difícil que luchen por los Playoffs pero… ¿Por qué no intentarlo?

3. Kobe Bryant.

Quién crea o espera que le cuente que los Lakers son candidatos a todos desde ya, puede salir y olvidar todo lo leído hasta ahora. ¿Por qué Kobe Bryant? Kobe es un jugador que ha experimentado varios picos de forma de esta franquicia, algo que explicaremos después, pero no hay que dejar de lado. Es un jugador que ha vivido mil situaciones distintas pero siempre defendiendo la misma camiseta, el oro y púrpura. No espero ni quiero que esperéis que Kobe sea el caballero blanco de Los Ángeles. Seamos realistas, Kobe Bryant no va a volver a anotar 30 puntos cada noche, ni será lo más parecido a Michael Jordan, ni será “The G.O.A.T.”. Kobe recién ha cumplido 37 años, que no es moco de pavo. Más de la mitad de su vida se la ha pasado defendiendo unos colores que siente de verdad, y si hay algo que caracteriza a este jugador es su carácter, su mentalidad y su conocimiento del juego. El pasado curso jugó a un nivel alto, con grandes actuaciones si bien es cierto que algo lejos de su mejor nivel y fallando muchos tiros. Pero también hay que considerar que todo lo que le rodeaba estaba en ruinas, cosa que no parece ser así este curso. Hay que ver como juega sin tener que liderar totalmente el ataque del equipo, confiando en los compañeros que tiene a su alrededor y sobretodo, haciéndolos crecer, que es la principal razón por la que en estas cinco razones para creer en el oro y púrpura figura el nombre de la “Mamba Negra”.

La frase habla por sí sola.

La frase habla por sí sola.

Puede que estemos ante el último año de la carrera de aquel chico que conocíamos en sus inicios como “Frobe”, pero no será mal aprovechado y es que… ¿Qué hay mejor que aprender cerca de uno de los más grandes de la historia? Pues sí chicos, si algo caracteriza a este hombre es su ética de trabajo, un tío que siempre ha sido un obseso de ese trabajo que le ha llevado a tantos éxitos. Habrá que ver cómo contagia a la nueva generación ya explicada en el primer punto, esa ética de trabajo, ese conocimiento del juego, ese amor por los Lakers y sobretodo, ese HAMBRE de títulos. Pero ojo, que no sólo hablamos de este año y esto nos llevará al siguiente punto, pero no hay nada asegurado y esta podría no ser la última temporada de Kobe en L.A. a pesar de terminar su contrato. Sin extenderme mucho más por desconocimiento de los planes que tienen tanto Kobe como los Lakers para el próximo año, adjunto para terminar unas declaraciones de Jim Buss sobre el posible futuro de Kobe Bryant.

“Tiene que saber que a su edad y tras tantos kilómetros recorridos, qué rol le espera (en 2016). Le explicaremos ese rol y si todavía quiere seguir y despedirse así, por mí no hay ningún problema”

 

 

4. Verano 2016.

Dije que la continuación (o no) de Kobe Bryant nos llevaría al siguiente punto, y así es. Hablar ahora mismo del verano de los Lakers en  2016 es tirarse un piscinazo importante, lo sé. Sin embargo, no se puede obviar que estamos hablando sobre optimismo sobre un equipo que no tiene ahora mismo todos los muebles para hacer algo grande, pero sí tienen una cosa que no debemos obviar tampoco: un proyecto. Por primera vez en los últimos años parece que el proyecto de los angelinos está tomando algo de forma y si bien es cierto que a veces Kobe Bryant no parece encajar del todo en él por cuestiones económicas, habrá que ver que sucede en 2016, una vez terminado su contrato. Con o sin él, los Lakers tendrán un buen margen al aumentar drásticamente el límite salarial.

Una vez considerado esto, habrá que ver qué sucede con Kobe Bryant, que tiene varias opciones. Una de ellas sería dar por acabada su etapa en los Lakers (quizás también en la NBA o el baloncesto en general), por lo que los Lakers tendrían 25 millones de dólares más sin contar los otros contratos que expiren, lo que resta hasta el límite actual y todo lo que ascienda el límite del próximo año. Otra opción sería que Kobe siga en los Lakers, con un nuevo contrato. Ahí es donde toca hacer conjeturas, pero personalmente, creo que si Kobe sigue otro año más, su salario no será tan desorbitado.

Entonces, nos quedan muchos millones para invertir en agentes libres… ¿A alguien se le ocurre un agente libre TOP para el próximo verano? Sí, todos tenemos en mente el mismo nombre, que no es nada más ni nada menos que Kevin Durant. El alero de los Thunder tiene una larga historia de amor con Washington DC pero el interés mostrado por franquicias históricas con grandes mercados puede ser detonante para su decisión. Aún así, si el caso Durant no se diera, sigue habiendo otros nombres más “secundarios” pero no por ello desaprovechables, por lo que los Lakers tendrán que valorar qué piezas pueden encajar con los Russell, Clarkson, Randle y compañía. 

"Do you wanna come, KD?"

“Do you wanna come, KD?”

5. Los Lakers siempre vuelven.

Por algo estamos hablando sobre una de las franquicias más grandes de la historia. El factor más determinante para la historia de Los Angeles Lakers no es sólo ser la segunda franquicia con más anillos de la historia (a sólo uno de los Boston Celtics), si no el haberlo conseguido en diferentes épocas de la historia. Desde que empezara su andadura en la temporada 48/49 aún en Minneápolis sólo han quedado fuera de los Playoffs siete veces, y este año podría ser el récord negativo de tercera temporada consecutiva sin ellos. Veamos como se reparten sus anillos:

  • 1 anillo en la década de los 40′
  • 2 anillos en la década de los 50′
  • Sin anillos en los 60′
  • 1 anillo en los 70′
  • 5 anillos en los 80′
  • Sin anillos en los 90′
  • 4 anillos en los 00′
  • 1 anillo en los 10′

1

Alarmante que en alguna década no hayan ganado anillo estarán pensando algunos, sin pararse a pensar en las finales perdidas, como las seis finales perdidas en los 60′, o una final perdida en los 90′ por no empezar a sacar todas las que se han perdido en total, ya que es también la franquicia con más finales de la NBA perdidas. Pero no sólo hablemos de rendimiento en los Playoffs… En toda la historia de Los Angeles Lakers, sólo se han quedado sin llegar al 50% de victorias en 13 ocasiones, un dato tremendamente brutal, teniendo en cuenta que hablamos de 76 temporadas. Hablemos de jugadores, analizando las diferentes épocas de la historia, encontramos grandes cracks en casi todas las épocas de la historia Laker, a destacar la época del “Showtime” y la del “Three-Peat”, que engancha con los dos consecutivos (2009 y 2010) gracias a Kobe Bryant y Derek Fisher.

En esta gloriosa historia encontramos jugadores como Elgin Baylor, Robert Horry, Jerry West, Wilt Chamberlain, George Mikan, Devean George, Magic Johnson, A.C. Green, Robert Sacre, James Worthy, Michael Cooper, Dwight Howard, Pau Gasol, Kobe Bryant, Shaquille O’Neal Derek Fisher y paro porque me entra la nostalgia al reflexionar sobre tan grandes jugadores.

La NBA es así, tiene todo sus altibajos y sólo es cuestión de ser más rápido en reponerse en los picos bajos y hacer lo más longevo posible los picos altos. Un ejemplo de lo primero podrían ser los Heat, que en un año han rehecho el equipo y parecen un equipo fuerte en el Este, mientras que un ejemplo de lo segundo serían claramente los San Antonio Spurs.

Los Lakers no van a ganar la NBA este año, pero ya hay un proyecto, que es lo que faltaba las últimas dos temporadas. Kobe Bryant se ha visto en esta misma situación cuando entre la época con Shaq y la época con Pau pasó muchas calumnias, y sabrá qué hacer y cómo manejar la situación para conseguir un éxito próximo, o cómo mínimo, intentará dejar su legado a alguno de los nuevos jóvenes dispuestos a reventar la liga con Los Angeles Lakers. Los Lakers están en el pico bajo, tocaron fondo y ahora toca recuperarse. Si hay algo que nos queda claro es que este equipo nunca se rinde. Quizás no les veamos ganar pero al menos, esperamos divertirnos con el equipo este año y quién sabe si como dije el bueno de Bryant a Russell en Twitter, van a hacer grandes cosas este año.

Joan Capó

Joan Capó

Para llegar a este punto has tenido que leer un artículo en una web reflotada con las mentiras de los niños que la forman. Por eso servidor se dio cuenta a tiempo y contemplo desde fuera como destruyen este bonito proyecto.
Joan Capó

Latest posts by Joan Capó (see all)

Comments

comments