Rendirse no es una opción

Rendirse no es una opción

No tirarán la toalla hasta el final de temporada los jugadores armeros, que volvieron a conseguir los 3 puntos, en esta ocasión, frente al Villarreal en Castellón. De esta manera se acercan un poco más al sueño de clasificarse a Europa por primera vez en su historia.

Muy cuestionado el arbitraje de Ocón Arráiz, con el cual la afición del Villarreal fue muy dura y crítica. Probablemente las decisiones arbitrales decantaron la balanza para el conjunto armero, pero no se ha de quitar mérito a los vascos, que han sabido sentenciar el partido gracias a estas circunstancias.

Primera parte

Comenzó el partido con los Groguets apretando mucho la salida de balón del Eibar y obteniendo, gracias a esta presión, muchas ocasiones y córners. Esto ocurrió durante los 10 primeros minutos, durante los cuales el cuadro de Mendilibar no era capaz de tomar las riendas del partido y contrarrestar los ataques de los amarillos.

Ya cuando parecía que los armeros habían conseguido meterse en el partido e introducir su fútbol en el terreno de juego, llegó el primer tanto de los castellonenses. Una jugada que cogió a la defensa del Eibar reorganizándose. La jugada comenzó por la banda izquierda, la de Roberto Soriano, que mas tarde acabaría culminando el lateral italiano. El balón acabó en la otra banda, tras varios intentos de rechazar el balón por parte de la zaga defesniva del Eibar. De primeras, Mario Gaspar colgó el balón al área donde había varios jugadores Groguets esperando para rematar, pero sería Roberto Soriano quien le ganó las espaldas a Ander Capa y remató de cabeza a donde Yoel no pudo llegar.

Con el marcador a favor, el Villarreal dispuso de alguna que otra ocasión para poner el 2-0, como un disparo de Roberto Soldado que se acabó estrellando en el larguero. El Eibar, hasta este momento, sólo había dispuesto de tres ocasiones para marcar, dos de ellas a balón parado desde la frontal. Pedro León no consiguió transformar ninguna de las dos.

Esta primera parte estaba siendo algo bronca, con el público revolucionado antes de tiempo por las decisiones del árbitro, que estuvo muy condicionado por la grada. Un cierto número de faltas que presagiaban una segunda parte con los nervios caldeados.

Segunda parte

Y comenzó enfervorizada la segunda parte. Se le venía encima un periodo muy difícil a Ocón Arráiz. Nada más comenzar esta segunda parte, el árbitro señaló penalti a favor de los armeros. Una jugada en la que Kike García conducía hacia la portería de Andrés Fernández cuando el pie de Kike entró en contacto con un jugador del Villarreal. El delantero manchego se dejó caer en el área y el colegiado señaló la pena máxima. La falta fue muy rigurosa, pues no está claro si hubo el contacto suficiente como para pitarla. Y esto lo hizo notar la grada, que comenzó a arremeter contra el árbitro. Mientras tanto, Pedro León transformó la oportunidad tirando a la izquierda de la portería de Andrés, que también se estiró bien. Empate en el marcador.

No tardó ni diez minutos en volver a convertirse en el antagonista del partido el árbitro, que no señaló un claro penalti a favor del Villarreal. Los Groguets centraron desde la banda derecha y el balón impactó, no sabemos si intencionadamente o no, en el brazo de Florian Lejeune. Los castellonenses reclamaron penalti, pero el colegiado no lo concedió. Otra jugada polémica más para este encuentro.

Y, para poner la guindilla, el Eibar consiguió adelantarse a los pocos minutos de esta jugada tan polémica. Contraataque de los armeros conducido por Anaitz Arbilla por la banda derecha, que, en segunda instancia, consiguió servirle un centro a Kike García para que este estirase la pierna y el balón cogiese a contrapié a Andrés Fernández. 1-2 en el marcador, con el Eibar volcado al ataque.

El partido entró en una dinámica tensa, en la que Kike estuvo buscando a Álvaro durante el partido. El defensa amarillo sabía que no había sido penalti, y Kike se estaba aprovechando para ponerlo aún más nervioso. Durante 15 minutos el Villarreal cogió un poco más las riendas del partido y trató de meterse de nuevo en el encuentro, pero un fallo de Jonathan Dos Santos los condenaría.

Jonathan falló y propició el tercer tanto del Eibar.

El mediocentro mexicano tenía el balón en su campo, con la defensa en la línea del mediocampo y con los interiores abiertos, esperando un balón largo. Pero Jonathan retuvo el balón mucho tiempo, y por su espalda llegó Takashi Inui y se lo arrebató. Se plantó frente a Andrés Fernández y, el nipón, golpeó el esférico hacia la escuadra derecha. Un golpeo perfecto que acabó con el balón entrando por la parte superior de la portería. Un golazo que dio tranquilidad a los armeros.

Los aficionados castellonenses comenzaron a abandonar el estadio, veían imposible que su equipo remontara el partido. Fue en los últimos compases cuando un balón filtrado al área, después de dos fallos cruciales de los defensas armeros; dejó a Roberto Soriano sólo frente a Yoel. El lateral italiano disparó hacia el lado contrario al que se había batido Yoel y firmó así su doblete. En el tiempo de descuento, el Villarreal se volcó al ataque para conseguir un empate, pero finalmente no lo lograron.

De esta manera el Eibar supera su registro histórico en Primera División, consiguiendo doce victorias y colocándose 7º con 44 puntos, a falta del partido del Athletic Club frente al Osasuna.

Juan Nicolás Castro

Juan Nicolás Castro

Estudiante de 4° ESO, redactor gallego sobre la Sociedad Deportiva Eibar, el Deportivo de La Coruña y el RCD Espanyol. Informando desde los 14 años ;)
Juan Nicolás Castro

Comments

comments